11 de enero de 2007

Los Powergamer, cáncer de los juegos de rol

En la última sesión de Fuego de Brujas, después de un desesperado y heroico combate contra el esqueleto de un gigante, el grupo logró subir al conflictivo sexto nivel. Digo conflictivo, por que es en este nivel donde se cogen la mayoría de las clases de prestigio, que bajo mi punto de vista descompensan bastante el juego. Sobretodo si son utilizadas tal y como lo hace nuestro compañero Manolo, es decir, después de hacer complicados cálculos matemáticos y sin tener nada que ver con el trasfondo de la aventura en curso, sale con que ya cumple los prerrequisitos de alguna clase de prestigio. Para hacerse una idea, la última que eligió le daban una armadura que le sumaba un +5 a la CA y 40 pg temporales, ahí es nada. Por supuesto y como ya es costumbre entre los Aventureros Errantes de la Marca del Este, perdimos la mitad de la sesión discutiendo sobre el tema. Nuestro compañero como siempre se justificó en que son reglas del libro y que hay que cumplirlas, sin tener en cuenta los trastornos que supone tener dentro del grupo personajes poderosos descompensados con el resto de compañeros.

Lo relatado anteriormente siempre ocurre cuando existe un powergamer en el grupo, del que Manolo es un espécimen de primera. Este tipo de jugadores siempre son un gran problema para el Master. En primer lugar se pierde mucho tiempo discutiendo con ellos e intentando que razonen que eso no es justo por mucho que lo digan las reglas. Y en segundo lugar, porque de alguna manera al final siempre acaban sacando más o menos lo que querían: empiezan a negociar con las características, déjame esto o déjame aquello, como si fuera un vulgar mercadillo. Con eso demuestran su forma de ver a un personaje, creo que un powergamer no es siquiera capaz de imaginar a su personaje, sólo ve un conjunto de números, dotes, habilidades, clases de prestigio, etc... y cuantas más altas mejor. Es un auténtico maestro de las matemáticas, se ha leído todos los libros e incluso toma apuntes en los que se puede ver como va sumando una dote con otra y una clase de prestigio, etc. hasta que al final la ecuación da el resultado apetecido.
Además, al menos en nuestro grupo es así, a este tipo de jugador le gusta alardear de su poder una vez obtenido y demostrarle al resto de sus compañeros que él es el mejor, momento en el que los problemas del Master empiezan a acumularse. Lógicamente el resto de jugadores se quejan, y con razón, de lo injusto de la situación y piden que el Master tome medidas.
Como colofón, decir que creo que un jugador de este tipo no tiene otra solución que hacer reglas caseras y paciencia, mucha paciencia, para el Master y para el resto de compañeros.


Nuestro compañero Salva -Fistan-, gesticula ostensiblemente mientras intenta rebatir sin éxito una nueva y alocada idea de nuestro querido powergamer particular -Manolo, sentado a la derecha del Master- durante la sesión celebrada ayer.

15 comentarios:

  1. El caso de Manolo ya sobrepasa lo absurdo, como comenté anteriormente, cuando pretende que de la nada aparezca una armadura con ese tremendo poder. Y más teniendo en cuenta que su PJ está en una oscura sala, en las profundas profundidades de una ciudad subterránea, bajo el subsuelo de un templo enterrado hace siglos y sobre una ciudad, actualmente invadida por un ejército enemigo!!
    Y así sin más, pretende que a sus manos llegue una armadura que sólo un ejército puede proveer y mostrar su uso correcto. Es que hay cosas que ya rozan lo absurdo.
    Menos mal que con las nuevas reglas diseñadas por Salva, estas situaciones ya no volverán a repetirse, aunque lo ideal seguiría siendo que primara el trasfondo sobre los números, así como el sentido común frente a lo absurdo.
    A lo que hemos tenido que llegar.

    ResponderEliminar
  2. No podría estar más de acuerdo con lo expuesto en tu artículo, Salva -por cierto, me alegra mucho ver tus nuevas e interesantes aportaciones-. Menos mal que con las nuevas reglas de la casa vamos a poner coto a este forúnculo canceroso que nos ha salido...jijiji.

    ResponderEliminar
  3. Si es que hay cosas que no cambian... darle tiempo que en un par de sesiones aparecerá un fomoriano amigo suyo dispuesto a descargar toda su ira contra todos los enemigos/compañeros (que a él, le molesten, por descontado espero que el primer hostión sea para el elfo mamón) y que por supuesto y como no, dispondrá de todos los bonificadores existentes (en manual o no) y amen de sus +50 en todas las características del personaje, hombre por dios.....

    ResponderEliminar
  4. Supongo que Gurb tiene razón, pero será muy divertido escuchar quien y como le trae la armadura, a que ejercito se une, etc.
    Yo también espero que la primera sea ara elfo.

    ResponderEliminar
  5. Sinceramente este tipo de jugadores son un problema, yo por eso siempre pido coherencia, incluso para cambiar de clases basicas o subir rangos de habilidad. Si uno es un guerrero no va a poderse subir un nivel de mago en medio de una mazmorra. Otra cosa es que tenga tiempo y el mago del grupo decida enseñarle algunas bases (aun asi notese que de los años que le costo al mago inicial el ganar el nivel 1 a esto se va mucho, pero algo de coherencia se gana).

    Con las clases prestigio no hay mas que hacer lo mismo ¿Que quieres ser Incantatrix (clase predilecta de los comberos en Reinos)? ¿Y donde lo aprendes?

    Con esto y con obligarles a comportarse segun el credo de lo que escojan (que a veces putea mucho a los comberos) suelo solucionar la papeleta ;)

    Pero sinceramente es un problema que suele requerir de buena voluntad por parte de todos, y ante todo una regla que siempre aplico, en mesa no se discute. Se puede comentar algo al master, pero la decision de este no se discute hasta haber terminado la partida, el resto del grupo no se merece perder una tarde por algo que posiblemente sea una tonteria.

    ResponderEliminar
  6. En tu último párrafo tienes más razón que un santo. Es una buena norma de la casa: en la mesa no se discute.
    En fin, nosotros nos hemos planteado eliminar todas las clases de prestigio del juego.

    ResponderEliminar
  7. Bueno, yo no lo haria (algunas las veo muy interesantes por concepto) si no que las podeis poner a discrecion del master o de encontrar un tutor.

    De todas formas un buen powermaster aun sin clases prestigio la puede liar :p

    ResponderEliminar
  8. Este es uno de los puntos en discordia sobre las nuevas reglas caseras que se han diseñado.

    A mi personalmente no me desagradan las clases de prestigio, siempre y cuando cuenten con el visto bueno del master y tengan coherencia con la historia. Son una forma de darle colorido y variedad a la campaña.

    Ahora bien, en manos equivocadas, pueden resultar de lo más desalentadores, sobretodo cuando esas manos erradas se aferran al manual por encima de la realidad de la partida.

    Eso resulta frustrante porque distorsiona la coherencia lógica de la historia y se aleja del sentido común que debe primar siempre.

    ResponderEliminar
  9. Buenas, mi primer comentario, llevo tiempo siguiendo este blog y de hecho estoy empezando a crear uno propio a este estilo para mi propia partida (lo se soy un copion). Los Powergames son un dolor y mas cuando eres master, os lo puedo asegurar por experiencia propia que tuve que lidiar,una vez un enano con 35 de CA a nivel 10. Aunque peor es lo mio que TODOS los miembros de mi grupo son Poweragames XDD. En fin hay que empezar a recortar porque entre suplemtos y mas suplementos te sacan unos combos bestiales. Como por ejemplo Gue 2/ Gps (guerrero Psionico)2. un personaje de nivel 4 con siete dotes a elegir de la lista del guerrero XDD

    ResponderEliminar
  10. Sí, es cierto Arion, la cantidad de suplementos facilita las cosas a los powergamer: ahora tienen mucho donde elegir.

    Gracias por leernos. Por cierto, pasa el enlace para que podamos visitar tu blog.

    Un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  11. Buenas, pues si quereis visitar mi blog es http://eberron-es.blogspot.com acabo de empezar como el que dice y no tengo casi nada aun, pero espero poder sacarle partido para que mis jugadores tengan informacion de transfondo de la partida y tener un diario de campaña mas o menos apañado. Un saludo

    ResponderEliminar
  12. Fantástico, le echaremos un vistazo.

    ResponderEliminar
  13. si sirve de algo, te dejo dos comentarios.. creo que es mas un problema del sistema que de la mesa.

    te dejo dos linkis en los que abordamos el tema de tu amigo manolo.

    http://againstshadow.blogspot.com/2007/03/los-buenos-tiempos.html


    http://againstshadow.blogspot.com/2007/02/por-qu-ya-no-juego-dnd.html

    ojala te sirvan de algo.

    ResponderEliminar
  14. Gracias por los enlaces...

    ResponderEliminar