1 de julio de 2007

Ideas para partidas de Comandos de Guerra

Hoy vamos a ofreceros una serie de mini guiones ideales para desarrollar en aventuras usando el reglamento del juego de rol Comandos de Guerra o similar, como nuestro Walküre, sin ir más lejos.

Asalto a Brècourt Manor
Nuestro módulo arranca en la mañana del 6 de Junio de 1944, el Día-D. Unos pocos soldados de la compañía Easy del 2º Batallón del 506 Regimiento PIR de la 101 División Aerotransportada, conjuntamente con algunos paracaidistas de la 82 División Aerotransportada, y paracaidistas de otras compañías de la división, consigue reagruparse tras una larga y caótica noche trufada de contactos esporádicos y violentos con los alemanes. El asalto sobre las playas ya ha comenzado, y toda la operación Overlord está pendiente de un hilo.
Nuestro grupo de soldados esta liderado por el teniente Richard Winters, Compañía Easy (506 P.I.R). El teniente Winters, tras tomar tierra en el extremo noroeste de Ste. Mere Èglise, y quedar aislado del resto de su unidad, inicia su marcha hacia el punto de reunión. En el camino, otros soldados de la compañía Easy, y de otras unidades, va uniéndose a él. Una vez alcanzado el punto de encuentro y habiéndose localizado en las proximidades una batería alemana de cañones de 105 mm (situada entre Le Grand Chemin y Brècourt Manor), que lleva hostilizando la playa Utah desde la mañana, se decide que el teniente Winters y otros 12 miembros de la Easy inicien un asalto sobre la Festung alemana (situada en las coordenadas Koskimaki, 230-231), para así silenciar la batería.

ESPECIFICACIONES: Todo lo relatado arriba está basado en la realidad. El asalto a Brècourt Manor ha quedado inmortalizado en la gran pantalla en el magnífico 2º episodio de la serie “Hermanos de Sangre”. Bastará para redondear el módulo, perfecto para el reglamento de “Comandos de Guerra”, la siguiente página, que describe con todo lujo de detalles todo lo necesario para crear un escenario de aventura completísimo:

http://www.brecourtassault.com/

Fuga del Castillo de Colditz

El castillo de Colditz es, si cabe, una de las prisiones o Stalag alemanas más afamadas e infames de toda la Segunda Guerra Mundial. Durante este periodo histórico, sus altas murallas de piedra gris, sus techumbres afiladas de pizarra, sus ventanucos alargados, el profundo foso y sus venerables torres sirvieron de trasfondo a algunas de los intentos de fuga más sorprendentes protagonizados por los prisioneros aliados que se apiñaban en sus barracones.

El castillo de Colditz está enclavado en una abrupta sierra cerca del pueblo de nombre homónimo, en Sajonia. El pueblo de Colditz descansa en la rivera del caudaloso río Mulde, situado entre las ciudades de Chemnitz, Leipzig y Dresden. El castillo fue originalmente construido en 1014, para servir como temporal pabellón de caza para los monarcas sajones. A lo largo de su historia, la fortaleza sufrió numerosos ataques, siendo destruida y reconstruida en no pocas ocasiones.

Al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, se pensó en el castillo para hacer las veces de campo de prisioneros polacos en tránsito, tras la caída de Polonia a finales de Septiembre de 1939. En Noviembre de 1940 empezaron a llegar, no obstante, prisioneros británicos de la RAF, así como algunos oficiales del British Army y unos pocos franceses. Pero, muy pronto, el Oflag IV Colditz se convirtió en un campo internacional, conforme prisioneros holandeses, belgas, etcétera, iban incorporándose a sus celdas, hasta la definitiva liberación de Colditz el 16 de Abril de 1945.

Durante los primeros años de la guerra el castillo fue visitado por el mismísimo Hermann Göring, quien declaró el campo como a "prueba de fugas". No en balde, tan temprano como 1940, Colditz fue nombrado Sonderlager (campo especial de máxima seguridad). Aquí sería concentrados todos aquellos prisioneros aliados considerados peligrosos (Deutschfeindlich) o que habían protagonizado algún intento de fuga en otros Stalag diseminados por el Reich.

Y vamos con algunas ayudas (especificaciones) para crear un modulillo interesante:

Primero un mapa del Oflag IV Colditz:

http://www.colditz-4c.com/plan32a.jpg

Y una página muy completa con la historia del Oflag y otras cosas interesantes. De aquí hemos traducido la somera introducción anterior:

http://www.geocities.com/pentagon/bunker/8963/

Rescate en el Gran Sasso

El 29 de julio de 1943, el SS-Hauptsturmführer Otto Skorzeny fue llamado al Führerhauptquartier Wolfsschanze de Hitler, en la Prusia Oriental (cerca de Rastenburg). Allí, el propio Führer le encomendaría la tarea de llevar a cabo una arriesgada operación de rescate para liberar a Mussolini de su encarcelamiento en el Hotel Campo Imperatore, enclavado en una llanura a más de 6.000 pies de altura, en el complejo alpino del Gran Sasso (Montes Apeninos).
El mando global de la Operación Eiche (Roble), cayó en manos del veterano General Student. El 8 de septiembre, los alemanes interceptaron un mensaje por radio que confirmó las sospechas sobre la ubicación del Duce. La operación se puso en marcha de inmediato. Pocos días después, el 13 de septiembre, Skorzeny dió la orden de ataque a su comando Friedenthaler del Fallchirm Lehr Battalion, concretamente hombres de su 1ª Compañía, Primer Batallón del 7º Regimiento, dirigidos por el Oberleutnant Georg von Berlepsch. Los diablos verdes aterrizaron en 12 planeadores ligeros tipo DFS-230 en una explanada próxima al edificio donde Mussolini se encontraba prisionero. El resto del batallón, comandado por el Major Otto-Harald Mors, se dirigió por carretera para tomar el cercano aeródromo de Aquila y la estación telegráfica en el valle. Una vez rescatado, el Duce y Skorzeny volaron en un Fieseler-Storch (a los mandos del cual estaba el propio piloto personal de Kurt Student, Capitán Gerlach) a Pratica di Mare, donde los esperaba un Heinkel He-111 para llevarlos a Viena.

Por esta arriesgada operación especial, Skorzeny recibió la Cruz de Caballero para su Cruz de Hierro y fue ascendido a Sturmbannführer.

A modo de especificaciones, aquí tienen algunas páginas con más información al respecto. Incluyendo dos enlaces que ofrecen detalles técnicos sobre la avioneta Fieseler-Storch y el planeador DFS-230.

http://www.angelfire.com/sk3/uniformss/SS_commandos_and_paratroops.html

http://www.eagle19.freeserve.co.uk/gransasso.htm

http://en.wikipedia.org/wiki/DFS_230

http://encyclopedia.thefreedictionary.com/Fieseler%20Fi%20156

Operación Rosselsprung

La Operación Rosselsprung (Salto del Caballero) fue una fallida aunque audaz intentona alemana para capturar a Josip Broz “Tito” y así descabezar la eficiente resistencia yugoslava en los Balcanes, que amenazaba con desestabilizar toda la zona y desangrar a las tropas de ocupación germanas. Para conseguir sus propósitos, se pensó en lanzar un ataque aerotransportado sobre el supuesto emplazamiento del cuartel general del mariscal en las proximidades de Drvar (en Bosnia occidental), en una gran caverna denominada la “Ciudadela”.
A tal efecto, se pensó en emplear en el asalto al 500º Batallón SS-Fallschirmjäger, reforzados con dos compañías del Primer Regimiento de la División Branderburg, un grupo de Chetnicks y el Destacamento Especial Zawadil, que sería asistidos por un Kampfgruppe que avanzaría por tierra.
Tras un prolongado bombardeo por parte de bombarderos Stuka y cazas BF-109, los paracaidistas del 500º Batallón se lanzaría sobre las zonas establecidas, para asegurar zonas de aterrizaje para los planeadores ligeros del tipo DFS-230 (como los empleados en el Gran Sasso, que hemos visto antes). Seis de estos aparatos aterrizarían cerca de la entrada al complejo subterráneo, mientras otras dotaciones del batallón ocuparían el cercano pueblo de Drvar, como parte de la primera oleada del asalto.
Inopinadamente, los asaltantes alemanes se encontraron luchando contra una defensa bien orquestada y organizada, que ofreció una enconada y virulenta resistencia que diezmó a los paracaidistas alemanes. Casi todos los soldados de los seis planeadores que tomaron tierra cerca del complejo de cuevas murieron dentro de los aparatos, frente a un torrente de nutrido fuego de armas ligeras y ametralladoras. Mientras, la lucha en las calles de Drvar se recrudeció considerablemente, convirtiéndose en una trampa mortal para los asaltantes. Sólo la llegada de la segunda oleada del ataque aerotransportado, ayudó a aliviar la presión sobre los baqueteados soldados, pero contabilizando también numerosas bajas. Finalmente, los diablos verdes consiguieron hacerse con el complejo, para descubrir, contrariados, que Tito había escapado.

Aquí tienen la OB del destacamento de apoyo o Kampfgruppe (Grupo de Combate) que relevaría a los paracaidistas tras el asalto:

Grupo Regimental de la 375ª División Legionaria Germano-Croata.

92º Regimiento Motorizado.

54º Batallón de Montaña de Reconocimiento.

2º Batallón de Blindados de Asalto.

13º Regimiento SS.

Batallón de Reconocimiento de la 7ª División SS de Montaña Prinz Eugen

10º Batallón SS de Reconocimiento.

Un Batallón Reforzado de la División Germano-Croata de la 369ª División.

Aparte habría que añadir a grupos de partisanos Chetniks y tropas especiales del Primer Regimiento Branderburg.

A modo de someras especificaciones, aquí tienen un par de páginas útiles, incluyendo un resumen muy práctico en forma de carta de escenario para ASL (Advanced Squad Leader). También puede emplear las páginas anteriormente aportadas para los planeadores DFS de los Fallschirmjäger:

http://ic.net/~kmartin/z25-cave.pdf#search=%27operation%20rosselsprung%27

http://www.1939-45.org/articles/500ss2.html

Relámpago sobre Entebbe

A finales de Junio de 1976 el vuelo 139 de Air France, en vuelo desde Atenas a París, fue secuestrado por un comando de 8 miembros de la OLP y 2 terroristas del Baader-Meinhof. Una vez en control del avión, el vuelo fue obligado a tomar tierra en el Aeropuerto Internacional de Entebbe (Uganda), bajo la complacencia del régimen pro palestino de Idi Amin.

Una vez el avión quedó inmovilizado en la zona de tránsito de la Vieja Terminal del aeropuerto, los terroristas decidieron liberar a todo el pasaje excluyendo a los ciudadanos israelíes y judíos. Poco después, los secuestradores reclamaron la inmediata liberación de los prisioneros de la OLP en cárceles israelíes bajo la amenaza de pasar por las armas a los secuestrados.

Después de varios días de cuidadosa planificación, en la madrugada del 3 al 4 de Julio, cuatro aviones de transporte militar Hércules C-130 de las IAF israelíes aterrizaron en Entebbe a oscuras, sin asistencia de la torre de control local, para iniciar la audaz operación de liberación de los secuestrados (Operación Relámpago u Operación Jonathan). Simultáneamente, un avión hospital tomaba tierra en el Aeropuerto Internacional Jomo Kenyatta de Nairobi (Kenia), en espera de la llegada de los secuestrados y soldados de comandos para asistirlos en caso de sufrir heridas durante el asalto.

Unos 100 soldados de las IDF (equipos del Sayeret Golani) tomaron parte en la operación de rescate, incluyendo a un equipo del Sayeret Matkal y miembros del Mossad. Los aviones de transporte Hércules aterrizaron con las compuertas de carga trasera abiertas, para inmediatamente descargar un pequeño convoy de vehículos, encabezados por un lujoso Mercedes pintado de negro (como los que solían utilizar los altos jerarcas del infame régimen de Amin). La “comitiva” se dirigió a toda prisa hacia la Vieja Terminal de Entebbe. Una vez alcanzado el avión secuestrado, los comandos israelíes comenzaron el asalto al aparato y la Terminal adyacente, que duró poco menos que tres minutos, matando a 6 de los terroristas casi inmediatamente. De los 103 rehenes, murieron 3 (uno de estos murió al abalanzarse sorpresivamente sobre los asaltantes). Se cree que los otros terroristas fueron hechos prisioneros por los comandos de las fuerzas especiales de las IDF. Cuarenta y cinco soldados ugandeses murieron en la refriega que sucedió al asalto, no sin antes abatir al coronel Netanyahu de las IDF. Los aparatos de la Fuerza Aérea de Uganda en las pistas de Entebbe fuero inutilizados por los comandos, permitiendo así la huida en los Hércules y evitando problemas con el arma de caza local. Una vez en el aire, los Hércules volaron hasta Nairobi y de allí a Israel.

NOTA: El Sayeret Matkal es la unidad de fuerzas especiales de las IDF, especializados en acciones contraterroristas, reconocimiento lejano e inteligencia. Al Mossad ya todo el mundo lo conoce, y huelga más comentario.

Hay mucha información disponible en la red sobre el raid israelí en Entebbe. No les supondrá problema documentarse más profundamente al respecto.

SAS, Pagoda Troop 22

El miercoles 30 de Abril de 1980, 5 hombres armados pertenecientes al autoproclamado Frente Democrático Revolucionario para la Liberación de Arabistan penetraron en la embajada iraní de Londres, tomando a 24 rehenes, que incluían: 22 trabajadores de la embajada, un operario de la BBC y un miembro del Diplomatic Protection Group de Scotland Yard (Trevor Lock).

Una vez conocida la noticia, las fuerzas del orden locales comenzaron las negociaciones con los secuestradores. El líder terrorista demandó inicialmente que las autoridades iraníes liberaran con carácter inmediato a 91 prisioneros relacionados con el FDRLA. También se requirió la mediación de otros embajadores árabes ante el gobierno del Reino Unido. El plazo para el cumplimiento de lo requerido fue establecido para las 1200 horas del 31 de Mayo. Cuando se supo que el gobierno de Teherán no aceptaría las condiciones de los secuestradores, estos reclamaron un avión para trasladar a los rehenes y a un embajador árabe de su elección hacia un destino de Oriente Medio desconocido.

Tras la negativa iraní y las nuevas peticiones de los terroristas, la situación entró en un inquietante impasse de espera, sin que nada ocurriera al cumplirse los primeros plazos establecidos en las negociaciones, hasta el viernes. Durante esas horas, el SAS (Special Air Service), se puso a estudiar un posible asalto al edificio, intentando colocar cámaras en su interior y sistemas de escuchas, intento que resultó infructuoso.

En la noche del viernes, la situación comenzó a degradarse, según los terroristas se percataban de que ninguna de sus reclamaciones había sido satisfecha. Agotada la paciencia de los secuestradores, el lunes 5 de Mayo procedieron a ejecutar a uno de los trabajadores. Tras conocer la infausta acción de los terroristas, la P. Ministra Margaret Thatcher, ordenó a las SAS (concretamente el destacamento “Pagoda” 22) que asaltaran el edificio y liberaran a los secuestrados. La Operación Nimrod había comenzado.

A las 1916 horas comenzaba el asalto. Dos equipos integrados por 4 miembros se deslizarían desde la azote del edificio, en su parte trasera, para irrumpir en la embajada atravesando los ventanales del primer piso y la planta baja, utilizando cargas y granadas aturdidoras. Mientras, en la parte frontal del edificio, un tercer equipo entraría por un ventanal de la fachada, muy próxima a una construcción cercana donde se encontraba, en el número 16 de Princes Gate.

La Operación Nimrod duró menos de 15 minutos. Cinco de los secuestradores resultaron muertos y el sexto fue capturado tras tratar de pasar desapercibido como otro de los rehenes.

Abajo tienen dos enlaces muy interesantes para aprender más sobre esta sorprendente acción del afamado SAS. Incluso pueden ver el video original que fue captado por los medios de comunicación que rodeaban la embajada y que muchos de vosotros seguro ya habéis visto.

http://news.bbc.co.uk/hi/english/static/in_depth/uk/2000/iranian_embassy_siege/intro.stm

http://news.bbc.co.uk/hi/english/static/in_depth/uk/2000/iranian_embassy_siege/default.stm

Septiembre Negro

El 5 de Septiembre de 1972, el equipo olímpico israelí de lucha dormía, tras una jornada de entrenamiento, en su apartamento de la villa olímpica de Munich, situado en el número 31 de la Connollystrasse. Sobre las 0430 horas de la madrugada, un comando de 8 terroristas pertenecientes a la organización palestina Septiembre Negro, asaltó el apartamento con la intención de tomar como rehenes a los atletas judíos. Durante el forcejeo inicial, murió el árbitro de lucha israelí Yossef Gutfreud y el entrenador del equipo, Moshe Weinberg, mientras dos de los luchadores olímpicos consiguieron escapar y otros ocho se escondieron.
Tras estas primeras muertes, los terroristas consiguieron apresar a 9 rehenes: David Berger, Ze'ev Friedman, Joseph Gottfreund, Eliezer Halfin, Andrei Schpitzer, Amitsur Shapira, Kahat Shorr, Mark Slavin and Yaakov Springer.
Los terrorista fedayeen eran: el lider, Luttif Afif ("Issa"), nacido en Nazareth, Yasuf Nazzal ("Tony"), Afif Abmed Hamid, Khalid Jawad, Ahmed Chic Thaa, Mohammed Safady, Adnan Al-Gashey y su sobrino Jamal Al-Gashey.
Una vez controlada la situación, los terroristas reclamaron la puesta en libertad de 234 palestinos presos en cárceles israelíes y 2 terroristas presos en Alemania, para, posteriormente, trasladarlos a Egipto. La respuesta de Israel no se hizo esperar, y como todos se temían, el gobierno de Golda Meir se negó en redondo y de forma absoluta a negociar con terroristas. No obstante, los israelíes pidieron permiso al gobierno de Willi Brandt para trasladar un equipo anti-terrorista de las IDF a Munich, petición que fue rechazada tajantemente por el ministro de interior germano Hans-Dietrich Genscher.
Las autoridades alemanas comenzaron a negociar con los terroristas (el jefe de la policía alemana, Manfred Schreiber, asistido voluntariamente por Ahmed Touni, encargado de la delegación olímpica egipcia) , ofreciéndoles una cantidad ilimitada de dinero a cambio de los rehenes. La propuesta alemana cayó pronto en saco roto, y los secuestradores exigieron el inmediato flete de una avión de pasajeros que los trasladara a El Cairo (Egipto). Ante el giro inesperado de los acontecimientos, los alemanes aceptaron la exigencia terrorista, planeando paralelamente un asalto para liberar a los rehenes que tendría lugar en el aeropuerto de destino, Fürstenfeldbruck. Tal y como fue acordado, los terroristas y los rehenes fueron trasladados en helicóptero hasta la terminal del aeródromo, donde les esperaba una Boeing 727 “preparado” para partir.
Siguiendo los planes de neutralización del comando terrorista germanos, cinco francotiradores fueron desplegados para liquidar a los secuestradores. Desgraciadamente, en esas fechas, los alemanes no contaba con tiradores de elite, y la elección de los sniper fue forzada y poco profesional (algunos de los fusiles no contaban con miras telescópicas adecuadas para la misión encomendada). Para mayor desgracia, no existía un enlace de radio efectivo entre los tiradores, circunstancia que lastraba su operatividad y presagiaba una desgracia, ya que eran incapaces de coordinar el fuego. Tampoco existían vehículos blindados aguardando para, en caso de necesidad, cubrir y reforzar a los tiradores y los miembros de policía ocultos en la terminal.

Ante lo precario y chapucero del plan alemán, las consecuencias negativas era inevitables. Una vez tomaron tierra los helicópteros, dos terroristas corrieron a comprobar el estado del mismo, descubriendo para su sorpresa que éste era sólo una carcasa vacía. En ése preciso momento dieron las autoridades alemanas la orden de abrir fuego a sus tiradores. Entonces, sobrevino la tragedia. Tres terroristas murieron casi de inmediato, pero los restantes consiguieron refugiarse, con los rehenes, y comenzar a devolver el fuego a la policía. Por un momento se alcanzó una situación de tablas, a la espera de la llegada de refuerzos blindados (llegada que se demoró hasta la medianoche). Una vez listos los APC y tanquetas de la Polizei, se reanudó el asalto, incrementándose la virulencia del fuego de armas automáticas. En un momento indeterminado, uno de los terroristas disparó varias ráfagas de ametralladora sobre los rehenes, matando a varios de ellos, al tiempo que explotaba uno de los helicópteros. Se cree que algunos otros de los rehenes pudieron morir por fuego amigo -de la policía-, pero no está confirmado.

Finalmente, una vez controlada la situación, se descubrió que todos los atletas habían muerto en el ataque, y sólo tres terroristas sobrevivieron al asalto. El fracaso fue total. A partir de la tragedia del 17 de Septiembre, las autoridades alemanas se decidieron por la creación de una fuerza especial anti-terrorista. Era el nacimiento del GSG-9.
*NOTA: Esta es un acontecimiento que, a efectos de crear un posible módulo, ofrece muchas posibilidades tipo What if?. Me explico, podríamos cambiar la historia aportando algunos nuevos elementos a la ecuación. Por ejemplo: ¿qué hubiera pasado si las fuerzas alemanas hubieran contado con un equipo de francotiradores de elite, bien equipados?, ¿qué hubiera sucedido si los alemanes hubieran accedido a la petición israelí de enviar un comando del Sayeret Matkal?, ¿cuál habría sido el resultado de la operación caso de contar las fuerzas germanas con apoyo blindado inmediato?. Como ven, las posibilidades son diversas y muy interesantes para adaptar a cualquier juego al uso.

3 comentarios:

  1. Magnífica entrada Steinkel. De hecho ya te he comentado alguna vez que el Comandos de Guerra es, junto al D&D, el único juego de rol que me ha llamado la atención hasta ahora. Supongo que será por la temática.

    Una partida basada en alguna de las ideas expuestas, estaría muy bien.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos alegra mucho que te guste el juego Khristo, espero que sigamos a la altura de tus espectativas

      Eliminar
  2. Gracias por este interesante artículo. En la revista Desde el Sótano hemos compartido este enlace para que nuestros lectores, jugadores de Comandos de Guerra, también puedan disfrutarlo y aumentar, si cabe, la difusión.

    Fdo. Comunicaciones Sombra

    ResponderEliminar