15 de abril de 2010

Atomic Highway (reseña)

 
Hace unos días aparecía anunciado en La Marca del Este dicho juego, y debido a su temática no pude dejar de interesarme en él. Así que con el libro en la mano, (o más bien en la pantalla), me he decidido a hacer una pequeña reseña sobre el juego. Pequeña porque realmente no da para hacer mucho más.

Resumiendo: Atomic Highway es "otro más" dentro de los muchos juegos post-apocalípticos en los que el trasfondo brilla por su ausencia, dando únicamente unas directrices generales de como es un mundo de este tipo: Mutantes, coches, violencia y ruinas; eso es lo único que hay en las 7 páginas que han dedicado a la ambientación. De nuevo me encuentro con lo mismo que me encontraba hace unos cuantos años, cuando el boom del d20 "parió" unos cuantos juegos de esta temática: Redline, Darwin's World, Omega World, y la sexta edición de Gamma World. Este último en particular es uno de mis juegos fetiche, aunque en la primera edición: Y debo decir, a pensar de que las comparaciones sean odiosas, que su trasfondo es mucho mejor que el de Atomic Highway, (y eso que también es escueto).

El resto del libro son reglas. Un nuevo sistema de reglas para aprender, que quizá pueda encontrar un hueco entre los recién llegados al mundo del rol, (si es que puede esquivar la publicidad de otros juegos mucho más famosos y con más carrera), a quienes parece estar orientado. A su favor hay que decir que es sencillo, pero les habría ido mejor usar dados de 8 caras para poderlo llamar V8 en vez de V6, (Victory 6), más que nada por referencia al número de cilindros por excelencia de los muscle car americanos que suelen protagonizar este tipo de juegos. El sistema recuerda a Silhouette, pero dado la vuelta: En vez de tirar tantos d6 como nivel de habilidad, se tiran tantos d6 como nivel de atributo, y cada 6 es un éxito, pudiendo gastar puntos de habilidad para subir el resultado de un dado hasta 6. Trae reglas para construir y llevar vehículos además de para rapiñar, cosa de agradecer.

Como digo, es un juego orientado a jugadores noveles, pero hay una cosa que no termino de entender: A un jugador novato es mejor darle algo hecho con lo que pueda empezar. No darle un juego que explique en 7 páginas lo que probablemente ya sepa si se ha interesado por esta temática, y luego añadir en la sección del director de juego una guía sobre como crear settings. Para un jugador veterano esto puede suponer mayor o peor problema, pero a buen seguro que tendrá ciertas opciones predeterminadas en cuanto a sistema que le funcionen mejor con su grupo, y si es el master y va a introducir a novatos, lo tendrá mejor que si primero debe medio aprenderse un sistema nuevo. Pero si estás empezando... Bueno, todos hemos tenido un comienzo, y como reza el dicho, los comienzos son siempre difíciles.

Personalmente no me quedo con él. No porque tenga ya Last War, que siempre me interesan juegos de esta temática. Sino porque poco aporta que no se tenga ya, y el precio tampoco es que sea muy tentador como para quedárselo.

3 comentarios:

  1. Gamma World también es uno de esos juegos fetiche en la Marca. A mí particularmente me encanta.

    ResponderEliminar
  2. Yo prefiero un buen set de reglas y luego adaptar las ambientaciones. Por ejemplo, Gamma World me encanta, así que lo que hice fue coger el mundo y el trasfondo y adaptarlo para las reglas que utilizo.

    Es cuestión de gustos, claro, pero yo prefiero pagar por un libro porque tenga una muy buena ambientación que porque presente un sistema de juego.

    ResponderEliminar
  3. Yo, de todas formas, me haré con él. Toda esta parafernalia postapocalíptica me encanta.

    Gracias por mencionarlo. De no ser por vosotros nunca habría sabido que lo necesito. ;-)

    ResponderEliminar