29 de mayo de 2010

Dragonlance: Dragons of Hope

Hola lectores de Aventuras en la Marca del Este. Mi nombre es Scribble, de Maldito Rol. Voy a pasar el fin de semana por aquí de Erasmus Bloguero, de modo que hoy Steinkel escribe allí y yo aquí. Para un público como este he decidido traer lo que me parecía más apropiado, en este caso material de AD&D, de Dragonlance en concreto. Unos de los primeros módulos que vieron la luz en dicha ambientación fueron los "Dragons of": "Dragons of hope", "Dragons of Desolation"... que se enumeraron desde DL1 hasta DL14 mínimo. Luego llegarían los DLA, DLB, DLC y DLE, pero eso sería mucho más adelante.

La disponibilidad del material me ha hecho adquirir los módulos en inglés, y si quiero hacerme con todos, más me vale que me vaya olvidando de que estén en buen estado, pero aún así estoy muy satisfecho con las compras. Sabiendo que la foto-reseña iba a venir aquí, llamé a mi amiga Gema para que trajera una cámara de fotos en condiciones a casa para que el resultado fuera el mejor posible. Os dejo con las fotos:

Lo sé, la tercera foto no tiene la misma calidad que las demás, pero es que el día que hicimos la sesión la olvidé y no podía faltar

La ausencia de un elemento de comparación hace que no se pueda apreciar bien el tamaño del mapa, pero contad los dobleces e imaginaos lo realmente enorme que es

 Nuestros amigos Tanis, Raistlin, Sturm y los demás, listos para ser interpretados por los jugadores

 La propia cubierta de la aventura contiene mapas, tablas de monstruos y encuentros aleatorios


Como podéis ver, cada pequeño detalle del libro desborda la esencia de la vieja escuela por todos sus poros

8 comentarios:

  1. Excelente aportación. Y magnífica iniciativa la del Eramus.

    ResponderEliminar
  2. Encantado de que participéis. He de decir que tenéis el campus muy bonito y muy limpio :)

    ResponderEliminar
  3. Esto deberia hacerse mas a menudo para ir conociendo otras paginas de primera mano.
    En cuanto al suplemento yo lo tengo en castellano, de TSR-Zinco si no recuerdo mal y creo que el mapa incluso venia en color.
    Una gozada tener las fichas de los "Compañeros" para jugar (digan lo que digan Dragonlance mola).

    ResponderEliminar
  4. En el blog Grognardia tienen un divertido artículo sobre cómo "Dragonlance lo estropeó todo". La verdad es que creo que es una ambientación que se disfruta más si no se han leído las novelas, que no dejan de ser (y Margaret Weis así lo reconoció) una versión ligera de El Señor de los Anillos.

    La verdad es que durante la adolescencia me moría de ganas por jugarlo, aunque al final nunca pude hacerlo.

    ResponderEliminar
  5. Quizá por eso me encanta el setting: Nunca toqué una novela de Dragonlance ;)

    ResponderEliminar
  6. Claro, es que lo divertido es vivir una aventura que consideres propia, no revivir una aventura de otros. Nunca me gustaron las novelas ambientadas en juegos de rol porque, además de toparnos con una narración bastante regular, uno tenía la sensación de estar leyendo la partida de rol que alguna otra persona jugó.

    ResponderEliminar
  7. La culpa de mi afición a la fantasía y por que no, al salto de los comics a los libros, es de "Cronicas de la Dragonlance". La verdad es que no me importaría nada jugar estas aventuras, que al menos visualmente tienen muy buena pinta.

    ResponderEliminar
  8. Pues seguramente tenéis toda la razón, ya que Dragonlance es el setting en el que más he jugado durante mi época de AD&D, y con el que más he disfrutado; y no he leído ninguna de las novelas.

    Guardo con mucho cariño la caja y los volúmenes de clásicos. Eso sí, algo "cascadillos" del uso que le dimos :P

    Gran idea este Erasmus Bloguero! ^^

    ResponderEliminar