31 de julio de 2010

Swords & Wizardry: White Box Edition

Ya conocen Swords & Wizardry, del que ya hemos hablado profusamente aquí y en otros lugares. Para aquellos más despistados, decir que este juego es un retro clón del Original Dungeons & Dragons. La primera edición de este retro apareció hace ya un tiempo en print on demand y cosechó un éxito considerable. Ahora, como novedad, tenemos la oportunidad de obtener Swords & Wizardry en formato caja, tamaño digest, para acercarnos un poco más si cabe a la versión clásica de la mítica caja blanca de D&D.

Vamos a echarle un vistazo:

La caja, como hemos apuntado, viene a tamaño digest (tamaño al que le estoy cogiendo un poco de manía, de un tiempo a esta parte, debo confesar) y su calidad es, por decirlo de manera suave, deficiente. Vamos a ver, el contenedor principal, cubierto por la tapadera ilustrado, es de tipo abierto, cerrado en las cuatro esquinas por una tira adhesiva, parecida en textura al esparadrapo. Horrible. Aparte de que el cartonaje se me antoja demasiado endeble. De todos modos es comprensible, pues en un producto de estas características, con ese saborcillo amateur tan inherente al concepto de los retro, se ahorra en costes de donde se puede... ¡pero no tanto por favor!.

Aún con todo, la caja tiene sus cosas buenas, como las ilustraciones que adornan sus laterales más largos y el frontal.

Abrimos la caja para mostrar el contenido. ¡Sí!, hay un juego de dados... y de calidad. Estupendo. Esto ya va mejorando.

Desplegamos todo el contenido de la caja, varios libretos, un puñado de hojas de personaje y un folleto explicativo que viene a hablarnos de qué diántre es eso del old school. En fin, si hemos comprado la caja, supongo que ya lo sabemos de sobra, ¿no?.

En fin, no está mal el folletito este. Es un detalle.

Aquí los cuatro libretos, con magníficas ilustraciones. Sí, magníficas... y casi únicas, pues en el interior de los mismos no encontraremos muchas más.

Abrimos uno de los libretos al azar. No se han calentado mucho la cabeza en maquetación, la verdad. Además, el papel es bastante malo y la edición, un tanto cutre, en grapa no ayuda mucho. No obstante, la grapa es un elemento clásico de las primeras ediciones del juego, pero venía acompañada de una mejor calidad en el papel y el material de portada.


En fin, que esperaba algo mejor, un poco mejor, y me he visto defraudado. No me ha gustado ni un pelo la presentación, la ausencia casi total de ilustraciones, la maquetación cutre de andar por casa en zapatillas... ¡y la caja con los esparadrapos!. Menos mal que tenemos dados como Dios manda, sólo les hubiera faltado poner de los viejunos para rellenar con témpera. Hay que ser clásico, vale, volver a la esencia, vale, retornar a lo básico, vale... ¡pero hacerlo bien!.

30 de julio de 2010

The Dungeon Explorers

Grenadier Models fue un empresa dedicada a la fabricación de miniaturas muy popular en su día, hoy casi mítica. Destacaríamos aquí su línea de minis especialmente diseñadas para D&D y AD&D de las que aquí tienen una buena y pormenorizada recopilación. En plena edad de oro de D&D, jugar con miniaturas de calidad a D&D era, sin duda, jugar con modelos y moldes de Grenadier. Pero, saben una cosa, lo que más me gusta de todo son las ilustraciones de las cajas, especialmente las cajas de sets completos, como el de Exploradores de Dungeons que les mostramos arriba. Estas ilustraciones de portada son una maravilla, en su sencillez de concepción e intrínseca belleza. Saben captar perfectamente el carácter épico, misterioso y audaz de la exploración y aventura, esencia de D&D y cualquier juego de rol de fantasía que se precie.

Aquí abajo tienen las miniaturas que componían el set de Exploradores de Dungeons. Son sencillamente fantásticas.

29 de julio de 2010

Reseña fotográfica Lamentations of the Flame Princess, segunda parte

En esta segunda reseña, seguimos mostrando más y más fotos de la caja. En primer lugar tenemos el libreto con las reglas fundamentales del juego que, como ya dije ayer, se basan fundamentalmente en D&D Basic con algunos cambios.

Tabla de contenidos completa para el libro de reglas.

Aquí tienen el capítulo de creación de personajes, expuesto de forma harto sencilla y accesible. Todo en este juego se ha hecho con esta idea en mente, quiero decir, presentar un juego que resulte fácil de aprender a nuevos jugadores.

No hay muchas ilustraciones en los libretos y, si he de ser sincero, la mayor parte de ellas no son de mi gusto. Muchas veces, el tono general de los dibujos empleados marca definitoriamente un producto, para bien o para mal. La capacidad de aprenhensión visual del individuo indentifica el tono y ambiente por la formas y estilo ilustrativo, marcando el tono general. Para el caso, el carácter difuso, oscuro, tétrico, poco definido de la mayoría de las ilustraciones crean una atmósfera demasiado surrealista, que se aparta de los cánones clásicos y otorga esa particularidad definitiva que diferencia este juego y que, a mí personalmente, no me termina de convencer.

Este es el libreto que esboza el mundo de campaña por defecto que encontramos en la caja.

Las solapas son desplegables, y en su interior encontramos un mapa dividido en hexágonos.

Aparte de otros dibujos que imagino serán útiles para las aventuras insertadas en el producto.

Como decíamos, hay una pulsión del autor por facilitar el acceso a nuevos jugadores, y en ello ocupado se ha tomado la molestia de crear un libreto tutorial exclusivo, con ejemplos de juego prácticos que facilitarán la curva de aprendizaje, que ya de por sí es poco pronunciada.

En la parte trasera del tutorial hay un útil glosario.

Por supuesto, dentro del tutorial no podía faltar una introducción explicativa a los juegos de rol y algunas de sus herramientas más descollantes, como los dados.

En el libreto dedicado al DM, denominado aquí Referee o árbitro, hay un buen montón de consejos para dirigir aventuras y crear campañas de juego. Apenas hay nuevas reglas.

Este es de los libretos mejor maquetados, en nuestra opinión, sin ser ninguna maravilla.

Lo cierto es que Lamentations está lleno, rebosante de material, aparte del libro de reglas básico, el tutorial y el libro para el DM, también tenemos un libro exclusivamente dedicado a la magia, conteniendo todos los conjuros, divinos y arcanos y otras cosas relacionadas. Ah, sin olvidar el libreto de aventuras, que veremos seguidamente, y el susodicho del setting de campaña.


Con una portada firmada por Peter Mullen, Raggi cierra su magnífica caja incluyendo un par de aventuras en su correspondiente libreto, con solapa desplegable, a la vieja usanza.

Vista trasera de la aventura.

Y las solapas desplegadas para que vean los mapas de la aventura.

Este es el libreto interior de la misma.


En fin, creo que ha llegado la hora de dar nuestra opinión sobre este juego. Bueno, la verdad es que hay cosas que me han gustado y otras que no. Esto es enteramente normal y ocurre casi siempre. Raro es el caso en el que me topo con un producto donde todo es excelente, de mi gusto, sobresaliente. Es más, una vez que que andamos produciendo nuestro primer juego no podemos por más que se intente evitar, escrutar el juego con otros ojos y disposición, viendo cosas que nosotros hubieramos hecho de otra manera. Lo que me gusta del juego es el conjunto, pues la cantidad de material ofrecido, a su manera y con diversos grados de calidad, conforma una unidad cohesionada, bien planeada, estructurada, es decir, un juego redondo y completo, donde no se precisa más de lo que hemos recibido en la caja. Lo que no me gusta del juego es el tono inherente al mismo, las ilustraciones y maquetación, el diseño general que, quitando la portada, se me antoja demasiado heterodoxo.
Las reglas son las que son, el motor es D&D Básico, sin florituras y unos arreglos. Hay cambios aquí y allá pero de poca entidad. Este juego es totalmente compatible con otros retros al uso, como LL o S&W, amén de todo el material original existente.
Aparte de ello está el asunto del precio, que con casi 50 euros del ala da que pensar. Nuestra opinión es que, visto lo visto, el juego se merece cada centavo que paguemos por él, pues es evidente que es un producto hecho desde el corazón, con cariño y cuidado extremo, especialmente a nivel de edición. Creo sinceramente que es una buena compra.

28 de julio de 2010

Reseña fotográfica de Lamentations of the Flame Princess, primera parte

Ya lo decíamos nosotros hará unos días y la verdad es que el producto no ha defraudado nuestras expectativas, más bien todo lo contrario. Sí, la verdad es que Lamentations of the Flame Princess es un retro genial, estupendo, lleno de cosas a rebosar, completo en una palabra. Ya saben que este juego está basado, principalmente, en el D&D Básico de Mentzer, justo la versión que a nosotros más nos gusta, con bastantes cambios y una presentación que se aparta de los cánones establecidos, aunque clásica a su manera.

Vamos ya con las fotos. Lo que más nos ha llamado la atención es la caja que contiene el juego, de apertura lateral y recia constitución. La ilustración de portada es soberbia. Esta caja, con sus hechuras y fabricación, de seguro aguantará todo lo que le echen. Muy conseguida, aunque particularmente prefiero las cajas tradicionales de tapadera.

Vista lateral de la caja.

Y parte de atrás de la misma. Observen la fabricación de la misma y el grosor.

Equiparamos el juego con la White Box de Swords & Wizardry. No me gusta comparar cosas, pero la caja de Lamentations of the Flame Princess la da mil vueltas a la de S&W. No hay color, y se nota a la legua, la cosas como son...

De todos modos, a su manera, ambos son excelentes juegos, dignas versiones de los clásicos.

Abrimos la caja y lo primero que vemos es una nota introductoria del autor y un juego de dados tamaño mini de color azul jaspeados.

Los dados en detalle.

Una cosa que nos ha llamado la atención son las frases colocadas en lugares estratégicos de la caja, que reproducen frases conocidas de autores de culto, como Poe o Lovecraft, extraídas de algunas de sus obras más reputadas. Un detalle genial.


Una vez abierta la caja, descubrimos con alegría la gran cantidad de material que hay dentro.

Incluso encontramos un lápiz. ¡Estupendo!.

Más frases en la parte interior de la caja, detalle sobresaliente.


Desplegamos todo el interior para ustedes.

Recibimos incluso un buen puñado de hojas de personaje con diseño particular.

También resulta interesante el folleto con lecturas recomendadas que se ha insertado en la caja.

Cuando decimos que el juego viene completo, es porque viene completo, incluyendo publicidad de otras editoras y un conocido foro old school.

Detalle de la introducción del autor al particular setting de campaña esbozado en el juego, a Weird New World.



En fin, mañana no se pierdan la segunda parte de esta reseña, con muchas más fotos y nuestra opinión sobre el juego.

27 de julio de 2010

The Thing in the Valley

El otro día les hablaba de Pacesetter, una editora principiante que se había propuesto editar aventuras que usaran el sistema del D&D Básico y Experto de 1983. Pues bien, una vez nos enteramos de su existencia, no tardamos en adquirir todos los módulos publicados por esta casa hasta la fecha, de los cuales el primero es este The Thing in the Valley que les mostramos en fotos para que se hagan una idea de la calidad y presentación del producto.

Aquí lo tienen:


El módulo está presentado en libreto con grapa sencillo, blanco y negro, dentro de unas solapas ilustradas, con el interior aprovechado para mostrar mapas de localizaciones. Es decir, el formato clásico de toda la vida.

Hay pocas ilustraciones y son muy sencillas. Tengo la impresión que algunas son grabados de época hoy libres de derechos de autor.

Los mapas que encontramos en estos módulos son muy espartanos, rudimentarios.



Hay algunos personajes pregenerados, cosa que no está nada mal.


Ya saben que es nuestra intención apoyar nuestro juego una vez esté en la calle, con aventuras fundamentalmente. Puede que haya noticias pronto al respecto, pero se está trabajando en varios asuntos que pueden fructificar. De una forma u otra, si aparecieran aventuras para nuestro juego, me gustaría que estuvieran editadas de forma similar a los módulos originales. Es decir, nuestras aventuras deberían contar con una solapa ilustrada, con los mapas en su interior (aunque ésta podría estar o no estar separada del libreto). La distribución interior debería ser similar también a los clásicos, aunque mejorando lo presente -y mejorando la presentación de Pacesetter ostensiblemente, que es muy pobre-. También habría que mejorar las ilustraciones, con dibujos originales y de calidad. Los módulos incluirían personajes pregenerados y alguna criatura novedosa, con su correspondiente ilustración, que vendría así a engrosar el bestiario del juego. También tendría que aparecer algún objeto mágico o artefacto nuevo. Ah, se que aumentaría el coste, pero sería genial disponer de unos pocos handouts fotocopiables en las últimas páginas de los libretos. En fin, el concepto está claro, ¿verdad?.