3 de diciembre de 2012

Nuestro funeral


Hay cosas curiosas, en verdad, casualidades afortunadas. Hace ya unos días pude ver una entrada muy interesante en el siempre fascinante blog de Carlos de la Cruz, donde mostraba su importante colección de juegos y suplementos de RuneQuest ambientados en Glorantha. La verdad es que nosotros no atesoramos muchos de los libros que se muestran en esa recapitulación, pues nunca hemos jugado con mucha frecuencia a RuneQuest. Pero viendo las fotos recordé poseer algunos libros de HeroWars, aunque no conseguía encontrarlos, así que supuse que los habría prestado o yo que sé. Pero, hétenos aquí, que unos días después de leer aquella reseña, los libros aparecieron sorpresivamente, tras de una estantería repleta que hube de mover por razones que no vienen al caso. Es evidente que algún arcano de influjo maravilloso provocó tan inopinado efecto, trocando lo que aparentaría ser una casualidad para el común de los mortales en un hecho fantástico por lo oportuno del mismo. Así que, redivivos y reencontrados, lucen de nuevo bajo la lente de mi cámara fotográfica, para deleite de propios y extraños. Jamás asunto baladí produjo tanto trajín, más estas frases desafortunadas que malgastan tiempo. Tal es la vida del rolero, de común más inteligente que el resto, de ahí su fabulosa capacidad para dotar de importancia lo inane.

Bueno, ya fuera de bromas, aunque la anédocta de los libros de marras es real como la vida misma, aunque carece por completo de importancia (lo de arriba era una broma inocente), me ha sorprendido la repercusión de mis palabras de ayer, donde yo afirmaba que jugar a rol no hace a nadie más inteligente, pues incluso he recibido correos donde tratan de convencerme de lo contrario. En fin, no seré yo quien dicte sentencia en este asunto, pues lo que dejé escrito es una opinión personal, basada en mi propia experiencia, después de haber conocido mucha gente en esta afición a lo largo de todos estos años. Tampoco voy a intentar convencer a nadie, porque no me gusta perder mi tiempo y sería presuntuoso de mi parte hacer tal cosa, ya que no tengo la capacidad de juzgar estos asuntos y, tampoco, como he dicho, el tiempo necesario. Aunque si que me gustaría abrir un debate al uso, y ofrecer este espacio para que cada uno de vosotros que quiera y pueda exprese su opinión al respecto. Tal vez aprenda algo de todo eso, de seguro, creo, porque todos los días uno aprende algo nuevo, aunque la mayoría de las veces no sirva para nada.


Ah, este es el prefacio del manual básico de HeroWars. Y no, no me engaño a mí mismo al declarar lo que declaro en la entrada de ayer de este blog. Yo hago lo que hago sin método preciso, y me basto para definirlo, y defino lo que hago por lo utilidad y satisfacción que me reporta en esta vida que se agota y está llena de fatalidades y desastres. Afirmar que una persona que no conoces se engaña a sí mismo por sus acciones, desconociendo a su vez sus motivaciones y anhelos, es algo injusto e inútil. Yo no juzgo a nadie... nosotros nunca juzgamos a nadie. Que haga tal cosa el que quiera y pueda... y allá cada cual con sus motivos. Y esto lo digo desde el respeto,  por supuesto.


Hoy es lunes, y algunos echarán de menos la típica entrada de este día relativa al desarrollo de la caja de marras y tal... pero bueno, a la espera de su salida inminente, ya poco podemos añadir más allá de esperar a tenerla en nuestras manos y comprobar de primera mano que todo esté en orden. Mientras tanto, seguiremos aquí, jugando y acumulando libros de rol con los que llenar un barco para poder depositar nuestros cadáveres decrépitos sobre ellos y prenderlos en llamas. Porque, realmente ésta es la razón por la que los roleros coleccionamos libros de rol, ¿verdad?

18 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada. Y lo de que jugar a rol haga a alguien más inteligente o no... mi abuelo era el que me daba la pasta hace más de 20 años para comprarme juegos de rol a pesar de las airadas quejas de mis padres. La respuesta de un albañil sin estudios que tuvo que emigrar a Polonia a buscar trabajo para mantener a su familia siempre era: "Es un libro y tiene letras, ¿no? Entonces no puede ser malo". Al margen de la creatividad que aporta jugar a rol, te suele dar la oportunidad de leer un libro, aunque sea un libro de reglas de vez en cuando. Y eso siempre está bien. ^^

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. El otro día hablabáis de la originalidad y acabo de ver algo que no sabía:
    La tercera imagen de esta entrada la del Preface es casi idéntica a la portada de The Citadel of Flame de Pathfinder :http://ts4.mm.bing.net/th?id=I.4948382930436195&pid=15.1
    Y obviamente el más actual es el de Pathfinder, así que vemos que hay muchos que no son tan originales como dicen!!
    Mr. P has noqueado a cualquiera que quisiera hablar del tema o de cualquier otra cosa en esta entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si lo dices positiva o negativamente... Pero en ninguno de los casos es esa mi intencion!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  8. Tienes el Storm Tribe y el Thunder Rebels... ¡grandes suplementos! La verdad es que son libros divertidos de leer por méritos propios, te los recomiendo si no les has echado un vistazo.

    En cuanto a tu última frase, sería bonito que, cuando arda nuestra pira funeraria de juegos de rol, los fantasmas atrapados en sus páginas se entrevieran en el humo como los de los relatos de las novelas de caballería que le quemaron a Don Alonso Quijano para librarle de sus locuras ;).

    ResponderEliminar
  9. Ay que recuerdos me traen esos libros...cuando cogí la causa del Heroquest (en su versión española) y la hice mía intentando convencer a mis amigos de que había que darle una o más oportunidades... Y si, llegué hasta a hacerme con Herowars y varios manuales con ánimo de aumentar el bagage, pero nada, ni con esas y como oveja pródiga, volví al redil del Runequest para Gloranthear a gusto.
    Un saludo.

    P.D. Lo siento, Mr P. pese a parecerme muy interesante todo lo que dices me ha sido imposible leer tus comentarios en toda su extensión.
    De nuevo, un saludo.

    ResponderEliminar
  10. He eliminado mis anteriores comentarios y los he colgado en mi blog... Creo que me había pasado un poco y no es mi intención reventar este espacio con una parrafada inmensa... xD

    http://elviejozulo.blogspot.com.es/2012/12/juicios.html

    ResponderEliminar
  11. como hago yo cuando me enrollo....

    ResponderEliminar
  12. Es que decirle a la gente que no es más lista, más especial y más de todo esta muy feo... ¡¡a ver si las abuelas han estado mintiéndonos todos estos años!!

    ResponderEliminar
  13. Steinkel lo siento pero al final tengo que decirte que en sobre el post anterior si eres algo coleccionista... tienes tantos juegos de Rol que ya no sabes ni dondes los tienes XDDD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me respondo a mi mismo porque no sé editarlo XDDD, una cosa, estoy traduciendo un apéndice del Rules Cyclopedia, concretamente el de convertir el AD&D a D&D, cuando lo termine no sé si sería bueno para la marca que lo tuviesen o como tiene derechos de autor es mejor no subierlo, vamos son 4 folios, también voy hacer un software en HTML5 para poner los datos y que salga automático tengo que hablar con alguien por si lo quieren? Saludos :)

      Eliminar
  14. Creo yo que deberíamos de poner un nombre al síndrome de los que atesoramos juegos de rol.

    Que os parece el síndrome del mago loco? (por aquello de recopilar/reunir libros de conjuros)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿El Síndrome de Rólgenes? ¿De Riólgenes? Algo que se pueda identificar con Diógenes :D

      Eliminar