14 de enero de 2013

¿Qué ha ocurrido?


Recuerdo que cuando la ví por primer vez quedé impresionado. Obviamente,  Nosferatu (1922) de Murnau es un clásico por méritos propios, aunque las vicisitudes y características que rodean esta cinta de cine mudo la alejan un tanto del mainstream, si me permiten el palabro inglés. Años antes había podido leer Drácula, de Stoker, siendo apenas un chaval, y como se pueden imaginar, me gustó mucho, a pesar de lo terrorífico que resultaba el relato. Nunca he dudado que Nosferatu es la mejor y más lograda transliteración de la sobrecogedora obra de Stoker. Ya saben ustedes que Murnau se vió obligado a cambiar los nombres y demás en su película, ya que su estudio no logró hacerse con los derechos de la obra, y con todo, se ganó una demanda de la viuda de Stoker, por entonces propietaria de los derechos de la novela, que estos pobres diablos perdieron, viéndose obligados a destruir todas las copias de la peli por orden de un juez. Afortunadamente, algunas sobrevivieron a la quema y han llegado hasta nosotros para deleite de todos y a mayor gloria del séptimo arte. Si alguien le hubiera dicho a la celosa viuda de Stoker lo que vendría después derivado de la obra de su difunto marido, habría entronizado al pobre Murnau y convertido en su albacea y amante.
Sí, porque el mito del vampiro está mas vivo que nunca, para desgracia del propio mito, que se ha desdibujado con el tiempo para llegar a esto:


Y yo les pregunto, ¿qué ha ocurrido para trasmutar el horrible y desgarbado monstruo que es Nosferatu y/o Drácula en este apuesto y apolíneo Edward Cullen? Pues aparte de la hábil componenda de marketing, que no criticaré porque se me antoja inteligente, lo que hay es una banalización del concepto de eternidad o inmortalidad. Si se tornaba evidente en la obra de Stoker la conciencia cristiana que permea sus líneas, en esta saga moderna ha desaparecido, reconvertida en un mero reflejo de una sociedad adormecida por los placeres terrenales que se consiguen sin aparente menoscabo de conciencia ni contraprestación alguna. Sociedad epicúrea y narcotizada que queda ensimismada por un inmortal y hercúleo adonis que es capaz de fornicar con asombrosa e incansable potencia. Esto vende, está claro. Ojo, no crítico la obra literaria ni cinematográfica derivada de este fenómeno, no soy quien para hacerlo con propiedad... aunque no me guste nada.

Y sus autores olvidan u obvian deliberadamente lo parte más terrorífica del mito del vampiro, lo que verdaderamente produce terror, que no es otra cosa que la inmortalidad. No soy capaz de concebir algo más aterrador que el concepto de eternidad carnal (tampoco espiritual, mucho más estrechamente relacionada con la religión, y que me resulta inaprensible), de ahí que la concepción monstruosa y desgarbada de Nosferatu me pareciera entonces y ahora la más fiel transliteración jamás convenida del mito.

Trasmutar el monstruo en adonis, la horrible inmortalidad en la banalidad de sexualidad desbocada, es un mensaje que esta sociedad que vivimos trasmite y alguien tendrán que descifrar adecuadamente. Alguien más inteligente que un servidor. En cierta medida, por ello, este Edward Cullen me produce más miedo que el pobre Nosferatu.

Que el diablo lo lleve.

17 comentarios:

  1. No sólo eso. El vampiro, antes de ser un personaje literario o cinematográfico, era una figura de leyenda y, como otros cocos, servía de aviso para tener cuidado con la gente que se encuentra uno. Lo que distingue al vampiro es que no sólo puede hacernos daño, también nos puede convertir en monstruos.

    Así, Nosferatu es un doble cartel de aviso:
    "Cuidado, hay algo como yo ahí fuera"
    "Cuidado, hay algo como yo dentro de tí"

    Eso es algo que también se ha perdido. Del señor Cullen prefiero no hablar hasta que reuna el valor necesario para ver la peli, pero ya Anne Rice retrataba a los vampiros demasiado molones en su inmortalidad.

    ResponderEliminar
  2. Solo citare a un paisano:
    http://www.youtube.com/watch?v=DZtIuj_-zYg

    Siempre e sido un fan de los vampiros. Para mi el degenere llego cunado a los vampiros se les trato como zombies que podían morir a estacazos limpios a docenas: Véase Vampiros de Carpenter, Buffy o Blade. Perdían su señorío y exclusividad.

    Luego esta la moda de enfrentarlos a los licantropos, cuando realmente estos eran confundidos con vampiros y siempre se les asociaba bajo su servicio.

    Los vampiros de Rice pecaban de Cool, pero estaban muy bien. Me declaro un gran fan de Rice y su mitología, pero se lo que hay y donde llegan sus limitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojo, que no criticaba a Rice como escritora, yo también estuve enganchado una temporada. Igual podría haber puesto de ejemplo Sueño del Fevre, de Martín, que es un libro que me encanta, pero que también tiene vampiros majos y superguays. Otra cosa es que a Martín se le perdone cualquier cosa (salvo no escribir más rápido).
      Pero tanto una como el otro "humanizaron" en parte a los vampiros, pero sólo la parte que ya era humana.

      Eliminar
    2. Sobre la moda de enfrentarlos con los Licantropos sólo me doy cuenta de 2 películas donde sea así que son las de Crepúsculo y las de Underworld.
      En las primeras hablamos de peliculas donde los vampiros brillan al sol así que es mejor dejarlas por imposible,pero en las segundas los Hombre Lobos sí que estaban bajo el servicio de los Vampiros al principio,sólo que te proporcionan una excusa para que empezara la guerra entre ellos. Es más tienen una pelicula que precisamente cuenta esa historia.

      Eliminar
  3. Bueno parece que la moda es darle caña a este tipo de libros películas, yo no soy fan ni mucho menos, pero veo lo que si veo es que se desvirtúa el mito, bueno tampoco pasa nada, hay que ver a que tipo de público objetivo va. Gente adolescente y si apunto un poco mejor al género femenino, y habla uno que las vió en el cine por la parienta, si la historia en si no me parece tan mala, lo que me parece mala es la lentitud de las películas, lógicamente no soy su público objetivo. Yo veo igual de absurdo la saga de los Cullen como la de Vampiro la mascarada, hay tantos vampiros que forman clanes y se pican entre ellos porque hubo enfrentamientos en el pasado de mi jefe de clan contra el tuyo, y si le sumamos esto hombreslobo, mago (que me encanta), Wraith, Changelling, cazadores... ¿quedaba algún humano normal? En las partidas que jugué rara vez me encontré con uno y hablo de años y años jugando. Y si ya hablamos de la serie de Aaron Spelling The Embraced es para arrancarse los ojos y dejarlos de por vida en la mesita de noche. Y ojo me gusta el mundo de Tinieblas pero también tengo que reconocer que tiene sus fallos.
    Esto de desvirtuar contenidos lo ha llevado a cabo sistemáticamente la compañía Disney con los cuentos de los Hermanos Grimm quitándole casi toda la carga moral y a casi todo el mundo le parece bien porque como son dibujos para niños no pasa nada :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. porque sabia que antes o despues tenia que aparecer vampiro y mundo de tinieblas por aqui....

      Eliminar
    2. por que son referencias básicas del mito moderno del vampirismo entre nosotros, al igual que la narrativa de Rice.

      Eliminar
  4. Desde mi punto de vista de enfant terrible, en mi blog también hago un reclamo al buen cine de vampiros http://muertograma.blogspot.com.es/ espero que te guste, no hablo de las mejores películas, quise empezar suave, pero Nosferatu se encuentra entre mis preferidas y hablare de ella.

    P.D: En breve subiré algún trabajo de La Marca que tengo escrito en libreta (cuando por fín tenga tiempo, por dios xD) y te comento a ver si te gusta.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Si que se ha desvirtuado el personaje de Drácula con los años (o el mito del vampiro en general).

    Cómo se comenta por aquí, ya en la época de Anne Rice los vampiros empezaron a desvirtuarse un poco... pero lo del "vampirogusiluzsóloaptoparagustosadolescentes" creo que ya directamente no tiene nada que ver con los vampiros.

    O al menos eso tengo entendido (tal vez me equivoque, no lo se). Y digo esto último porque hablo de oidas, ya que ni he leido los libros ni visto las películas. Ni pienso hacerlo, más que nada porque no me interesa el tema. ¿Me gustan las obras literarias o cinematográficas de terror gótico? Si ¿Me gusta una película sólo porque en ella salga un vampiro? Pues no, a no ser que la película sea buena ¿Me gusta una película sólo porque ME VENDEN que sale un "vampiro"? Pues va a ser que no. Y si a ello añadimos que hace mucho que dejaron de gustarme las peliculas infantiles y de adolescentes... creo que está todo dicho.

    Llamadme clásico si quereis pero yo es que soy más de "vampiros de los de verdad", de los de antes.

    Una película que si me gustó (aparte de la mencionada Nosferatu y de otros clásicos) fue Drácula (de Coppola) que creo que es una gran película y una adaptación bastante buena (por lo general). Aunque no me gusta mucho el trato que le dan al personaje de Mina y al de Van Helsing. Demasiado poco fiel la una y demasiado loco el otro, pero bueno, es sólo mi opinión. Por lo demás, para mi, una película muy buena.

    Y terminando ya, creo que algo esencial en la desvirtuación del mito del vampiro, más allá de que sea feo o seductor, es lo siguiente: que el vampiro es, ante todo, un monstruo. Puede que tenga algunas cualidades humanas (cosa que lo hace aun más terrible), pero no deja de ser una criatura que sesga vidas para mantener su existencia antinatural. Los de más blando corazón pueden decir: pobrecito. Pero si lo analizamos bien, el vampiro (el "de verdad") es y seguirá siendo siempre un monstruo.

    Un saludo a todos,
    Viajero.

    ResponderEliminar
  6. Es extraña la manera como es tratado el tema de la inmortalidad en Crepusculo. Personalmente estoy de acuerdo en que es un tratamiento que lleva banalizar la vida humana.

    Hace poco pasaron por televisión una de estas películas(la segunda creo) y hay un momento que me llamo la atención. Bella, la protagonista, desea convertirse en un vampiro (aun después de ver a un grupo de turistas que avanzan hacia su muerte a manos de otro grupo de vampiros)y ve como poca cosa su humanidad (ella cree que esta pidiendo mucho a la familia Cullen al desear convertirse en un vampiro). Es casi como si deseara un ascenso social; la chica pobre (mortal) que desea convertirse en un adinerada (inmortal).

    ResponderEliminar
  7. Oh, ¡cómo se extrañan las viejas historias de vampiros!

    Para que conste, me reconozco una fanática de las sagas de romance paranormal. Pero más de las que tienen buena trama que romance. Sé que muchos quizás nunca las toquen, pero no puedo evitar nombrarlas. Como la saga de los Cárpatos de Christine Feehan, en donde sí se plantea el peso de la inmortalidad para esta raza (aunque ahí se asocia al peso de llevar la inmortalidad en solitario, sin un compañero).

    Pero excepto una o dos sagas de este tipo con vampiros, veo que el resto ha sido tomada de forma muy superficial. Si no los convierten en lamparitas ridículas como en Crepúsculo, los toman como una masa de clichés hilarantes, como en la saga Love At Stake de Kerrelyn Sparks.

    Afortunadamente, me topé con la Trilogía de la Oscuridad de Guillermo del Toro. En esta saga reencontramos al vampiro grotesco y sanguinario, aquel que debe temerse no sólo por su poder, sino por lo que pretende hacer con él. Si no la han leído la recomiendo fuertemente, creo que a muchos les gustará volver a ese temor original a las criaturas nocturnas.

    ResponderEliminar
  8. Buenas a todos

    Entiendo que a muchos la imagen vampirica reflejada en la saga crepúsculo les chirríe en el mejor de los casos. Quizás por que yo no lo considero una saga de vampiros y hombres lobo me guste, ya que la base sobre la que se construye es el amor adolescente y el crecimiento de niña a adulta por parte de la protagonista (en el fondo soy un romantico emperdernido), algo que en las peliculas se ha diluido, pero que es el centro de las novelas. El que el objeto del amor adolescente sea un vampiro es algo secundario. Claro está que el tirón vampipírico que se vivía en aquella época tendrá mucho que ver para su elección, pero no deja de ser secundaria.

    Y es por tratarse de novela romántica que la visión del vampiro ha sido edulcorada. Pero quien no lo considere un monstruo es por que no ha leído toda la saga o no ha comprendido el mundo que se ha creado, mas cercano claro está al Vampiro la Mascarada que al clasico Drácula, pero no por ellos falto de monstruos.

    Los Cullen repreentan una faceta explotada en el mundo de Vampiro la mascarada que es la búsqueda de la redención del monstruo siendo más humano que los humanos, por lo que su comportamiento nos parece demasiado dulce para nosotros, mientras que el resto de vampiros son lo que son: monstruos egocéntricos que consideran a los humanos poco más que comida, peligrosos como especie por superiodad numérica, pero débiles en el individuo. Tememos el ejemplo de los lideres de los Vulturi, que tuercen y retuercen la realidad a su alrededor para ajustarla a sus deseos, sin importarles las consecuencias, pues se consideran por encima de la moral.

    En definitiva, lo que quería expresar es que a la saga crepúsculo hay que abordarla como lo que es: una historia de amor en un marco de terror gótico edulcorado. Es un error buscar una historia de horror en esta saga, por que no la hay.

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola:

      Ya te digo que no se de esa saga más de lo que me han contado, así que poco puedo decir al respecto.

      Con lo de "monstruo" me refiero al vampiro clásico del terror gótico (que de eso si se algo ;) ). Es decir, una criatura sobrenatural que mata a seres humanos para expandir su existencia hasta la eternidad y que está más allá de toda redención posible (aunque a veces parezca que no lo está).

      Y esto último de la redención es muy importante, ya que debido a ello nos damos cuenta de que lo único que podemos hacer contra esta criatura es destruirla.

      En el momento en que si hay redención, entonces la cosa cambia, ya no son tan "monstruosos" (siempre refieriendome al arquetipo de villano gótico), pues al haber una salvación, ya se pueden analizar otras opciones. Vamos, que no dejan de ser una especie de "yonquis de la sangre", que se pueden rehabilitar y todo. Y el hecho de que esto se de en una película o en un juego de rol, es indiferente: en el momento en que hay una posible redención, esos seres pierden gran parte de su "monstruosidad" (me reitero en que siempre desde el punto de vista del villano de terror gótico).

      Un par de ejemplos: en Drácula, Mina llega a expresar su compasión por una criatura tan perseguida cómo el conde, pero luego queda claro que no hay redención posible para el monstruo.
      Y con el monstruo de Franquenstein también hay momentos en que da lástima y te dices que no tiene culpa de nada... hasta que recuerdas a las víctimas inocentes que ha matado.

      Lo que quiero decir es que no es raro sentirse conmovido por estos seres (ya que tienen algo de humanos), pero eso no quiere decir que tengan redención. Y el monstruo-villano del terror gótico nunca tiene redención, ya que personifica el Mal.

      De todos modos debo aclarar que cuando menciono "terror gótico" me estoy refiriendo a una serie de obras que se escribieron entre los siglos XVIII y XIX. Lo digo para no inducir a error, ya que hay gente que usa el término para otras cosas.

      En cuanto a lo que mencionas de que Crepúsculo no es una saga de terror, sino romántica (y para adolescentes)... ya te digo que no lo puedo asegurar, pero eso es precisamente lo que me ha dicho todo el mundo que ha visionado o leido algo al respecto.
      Aunque por mi parte, viendo un sólo spot publicitario, lo del terror queda descartado.

      Y por cierto, que no parezca que yo tengo algo en contra del romanticismo ni nada de eso. Ni en contra de nada de lo que se habla aquí. No es el caso. Yo sólo opino y hablo de lo que se (un poco al menos), en este caso del mito vampírico, y menciono sólo de pasada lo que me han comentado de la saga Crepúsculo. Esto último creo que lo he dejado bien claro desde el principio.

      Un saludo y gracias por tu aportación ;)

      Eliminar
  9. Por cierto, se me había olvidado comentar una cosa:

    Os recomiendo la película "El baile de los vampiros" (de Roman Polanski), que en cierto modo toca el tema a tratar hoy (entre otros), pero desde una perspectiva totalmente humorística.


    ATENCIÓN SPOILER

    Los que la hayais visto, seguramente recordareis a ese vampiro que no es otra cosa que una parodia de Drácula y a su afeminado hijo, que es un estilo a los vampiros que pusiera de moda Anne Rice. En clave de comedia podemos ver las diferencias entre el vampiro clásico (un "Drácula" más viril) y el vampiro moderno (mucho más afeminado). Me atrevo a decir que si se quisiera hacer un remake hoy, habría que añadir un tercer vampiro: el nieto, representado por un vampiro a lo Crepúsculo (aun más afeminado que el anterior) xDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD.

    Lo que más me gustó fue la frase del final

    FIN DEL SPOILER


    En fin, yo no soy mucho de comedia, pero con esta película me reí bastante.

    Un saludo a todos,
    Viajero.

    ResponderEliminar
  10. Es cierto lo que decís, maese Steinkel, aunque yo creo que esto es algo que suele pasar, en mayor o menor medida, con casi todos los mitos. En algún momento de la andadura el mito se vuelve moda, y después de eso ya no hay punto de retorno: la masificación acaba destruyéndolo todo, normalizándolo todo y quitándole su carácter excepcional a las cosas (y a las personas).

    El vampiro, por definición, es un monstruo romántico. Y no me refiero a "romántico" en el tono cursi, ñoño y lamentable de esas bazofias de quinceañera febril tipo Crepúsculo y demás morralla (aunque sí que algo hay de eso en lo romántico, desde luego), sino al romanticismo como ideal, per se, que todos asociamos a tipos como Bécquer, Espronceda, Poe, Baudelaire y otros. Leyendo a estos tipos, es cuando uno se percata de cuánto ha cambiado la cosa.

    Coincido también contigo en eso de que lo más sorprendente es la banalización que se hace en estas películas de la inmortalidad. Y es gracioso, porque tal cosa es justo lo contrario de lo que pretendían decirnos esas viejas glorias literarias citadas más arriba: si existiera, la inmortalidad sería una maldición, una carga, un castigo terrible e insoportable, que a menudo conduciría a la locura o a la autodestrucción. O a la inversa; lo que los románticos nos dirían sería algo así como: "la muerte no es tan mala como la pintan porque tiene, como casi todo, su sentido".

    Yo no he visto el clásico "Nosferatu", pero en cuanto a cine recuerdo haberme llevado buenas impresiones del Drácula de Coppola (y no sé cuánto es de fiel a la novela original porque tampoco la he leído). Creo que se acerca más al ideal de "monstruo romántico" que imagino cuando lanzo mi dado de 20 caras allá por la lejana Barovia.

    PD.- Y sí, me puedo permitir el lujo de criticar "Crepúsculo" porque he visto, al menos, dos películas de la saga (lamentable, lo sé, los dioses no olvidarán esta afrenta mía).

    La parte más terrible de todas es cuando el Cullen y la jamona de la Stewart echan un polvete de vacaciones y engendran otra pavorosa criatura.

    Todavía me pregunto cómo diablos puede engendrar vida un vampiro, criatura más muerta por dentro que la bisabuela de Napoleón.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas otra vez
      Criticar no es un lujo, si no una responsabilidad del que tiene buen criterio, y creo que tu lo tienes, así que doy por buena tu crítica.

      Pero me reitero, máxime si tu has visto supongo las dos ultimas de la serie: ¿crees realmente que la saga de crepusculo es una saga de terror o o simpelemnte tiene tintes fantasticos, donde cambia a los elfos y a los enenos por vampiros buenos y hombres lobos contra la cabala de magos malignos, representada por los Volturi?

      Un saludo a todos

      PD: pues si te asombre que pueda concibir vida, mejor no hablamos de que refleje el sol :-p

      Eliminar
  11. No, no creo que Crepúsculo sea una saga de terror ni mucho menos. Tiene tintes fantásticos, claro, pero es porque los vampiros y los licántropos son criaturas fantásticas por definición.

    Yo creo que Crepúsculo es una -mala- película enfocada hacia un sector del público muy concreto (aunque para nada minoritario). Eso sí, también pienso que es una película con una fabulosa estrategia publicitaria y de márketing detrás.

    Además, es una película donde, en contra de lo que la mayoría cree, lo que menos importa es la figura del monstruo y su folclore. Todo lo relativo a este aspecto es meramente accesorio.

    ResponderEliminar