20 de mayo de 2013

Haciendo ruido

Como saben, nuestro periplo en lo tocante a la creación de productos para Aventuras en la Marca del Este toca a su fin con la caja negra. No así nuestro final como grupo de juego, pues seguiremos persiguiendo dragones, explorando oscuras mazmorras e inventando historias con las que alimentar nuestras largas jornadas de juego durante muchos años todavía.

Recientemente estuvimos debatiendo sobre cómo hacer memorable este punto de inflexión, sobre cómo dar paso a nuestro nuevo papel de actores secundarios dejando un buen sabor de boca en quienes nos han seguido fielmente durante todos estos años de azares y aventuras.

Se nos ocurrieron un buen puñado de ideas, no crean. Cuando nos juntamos para jugar cada lunes solemos dedicar al menos una hora para debatir posible líneas de actuación. Por supuesto se presentaron muchos proyectos, desde camisetas conmemorativas, dados personalizados o recuerdos varios. Todo es posible, ya veremos.

Pero hay una idea, un viejo proyecto, que siempre es recurrente y suena con más intensidad: recuperar aquella idea peregrina de hacer una gran fiesta que reúna a los aficionados bajo la calavera de la Marca del Este para brindar por su despedida. La Chainmail Bikini Party, aquella reunión que se frustró ahogada por riadas de agua y retrogradismo recurrente, ¿recuerdan?

Tal vez no debería ser yo quien iniciara un nuevo debate sobre la idoneidad de recuperar aquella vieja idea, ni tal vez sea la fecha más indicada (aún debe pasar todo el largo verano), pero considero que la Marca del Este, por todo lo que ha supuesto, se merece, cuando menos, un digno final.

Nada sería más emocionante que reunir en torno a cuatro cajas de colores a un buen puñado de amigos que alzaran sus copas antes de prender la pira funeraria que pusiera punto y aparte a unos años intensos. Tal vez el maestro Manzanedo, con su pluma profética, no anduviera tan desencaminado cuando plasmó el fin del héroe en su portada para la caja negra rodeado por sus amigos. Incluso el título (La llamada de los dioses), parece aducir a este hecho.

En fin, de momento sólo es hablar por hablar, pues aún nos queda mucho por pelear hasta ese día. Pero vayan preparando sus mochilas, cambiando turnos con los compañeros y negociando con sus parejas, porque la Marca del Este no se va a marchar sin hacer ruido, mucho ruido.

10 comentarios:

  1. ¿Qué debate puede existir?

    Un fin de semana en donde se presente la caja negra y haya partidas de rol de AELMDE mezcladas con comida, cena, cervezas, tertulias... Yo lo veo de diez.

    Pablo "Diacrítica"

    ResponderEliminar
  2. Por una parte me alegra que se vuelva a recuperar la idea del Chainmail bikini party, si por mi fuese, nunca debería de haberse cancelado por culpa de 4 gatos que no supieron captar el fondo de la fiesta.

    Por otra parte me entristece que vaya llegando la hora del cambio y que se hayan quedado en el tintero ideas ilusionantes como el city system de marvalar, proyecto que me hacía especial ilusión.

    ResponderEliminar
  3. Fiesta, rol... yo me apunto a un bombardeo. :D

    ResponderEliminar
  4. Parafraseando la peli Campo de sueños, "si la organizáis, ellos vendrán". Y yo el primero, aunque me tenga que buscar niñera (porque iniciar en el rol a una niña que tendrá 8 meses por aquel entonces es muy prematuro... ¿o no? XD).

    ResponderEliminar
  5. Uff, solo de pensarlo me pongo malo XDXDXD Me apunto ya!

    ResponderEliminar
  6. Si encuentro niñera vamos toda la pandilla

    ResponderEliminar
  7. Si encuentro niñera vamos toda la pandilla

    ResponderEliminar
  8. Yo probablemente sólo pueda estar en espíritu, pero como siempre podéis contar con mi espada.

    ResponderEliminar
  9. El único - pero - que yo pondría es el nombre... Será que soy feminista, yo que sé, pero ¿no le podríais poner un nombre más acorde? Algo que tenga que ver realmente con el juego... Porque a mi solo por eso me tira para atrás, y a alguna chica imagino que también...

    ResponderEliminar