17 de junio de 2013

Caja Negra (Making Of) – 4. Ilustrando

Llegamos a nuestro infierno particular. Así, como suena: infierno. La parte de todo el proceso que más problemas nos ha dado y, a la postre, también de la que mayores satisfacciones hemos obtenido. Y es que este es un proceso complejo que no depende enteramente de nosotros y, por lo tanto, es preciso tratar con sumo cuidado.

¿Y por qué infierno?, se preguntarán. Bueno, tal vez sea más preciso utilizar la palabra… ummm… no se me ocurre ahora ninguna que defina mejor este proceso, así que lo dejaremos en infierno. Empezamos.

Ilustrar un juego de rol es, como decimos, complejo, pues se trata de inculcar tu idea de un mundo muy particular a alguien que tal vez nunca haya oído hablar de tu juego. Por lo tanto hay que ser muy cuidadoso en este paso, y estar pendiente de cada pequeño avance. Para facilitar el trabajo, es preciso redactar previamente una lista con las ilustraciones que contará el libro. Cada línea de la lista suele estar compuesta por dos o tres frases más o menos descriptivas donde se explica al ilustrador el objetivo que se persigue con el dibujo.

Ejemplo de las ilustraciones que compondrán un capítulo de la campaña

El número de ilustraciones se pacta previamente con el editor, pues va en función del número de páginas y del tipo de producto. Por ejemplo, para la caja negra, que es un libraco voluminoso, se han pactado unas 110 ilustraciones y 22 mapas exclusivos para esta campaña. Aparte, siempre se le añaden unas pocas ilustraciones más, tipo “avatares” que utiliza el maquetador para rellenar huecos sueltos entre el texto. Suelen consistir en pequeños dibujos con objetos, líneas, armas… que se compran por paquetes en internet.

Las ilustraciones principales, las 110 y los mapas, se reparten entre los diferentes artistas con los que cuenta la editorial, y con quienes pacta las condiciones (precios, fechas de entrega…), y a cada línea de la lista de dibujos se le adjunta el trozo de texto del libro que acompaña a esta escena, o una copia íntegra de la aventura si así lo solicita el dibujante, pues muchos quieren tener una visión global del juego antes de ponerse a trabajar.

Luego llegan los bocetos, que son un paso ineludible en el proceso de ilustración de nuestros productos. Suelen ser trazos más o menos esquemáticos sobre el resultado final. El dibujante siempre nos lo manda por si hay que corregir algo en la escena antes de ponerse a darle el toque final. Es muy práctico hacerlo de esta manera, porque resulta mucho más fácil corregirlo así que no cuando ya está terminado el dibujo, lo cual es frustrante y complejo.

Los diferentes bocetos a partir de los que se compuso la portada para la Caja Verde

Hasta aquí todo muy lógico y sencillo: lista con ilustraciones, reparto de trabajo y a esperar. A esperar, esperar, esperar… llega el plazo de entrega y sin respuesta, así que toca esperar un poco más, esperar, esperar, esperar… y así hasta un mes antes de entrar a imprenta, en el que comienzan a llegarte bocetos de todas partes, con el tiempo justo para corregirlos todos y con miedo de que si les das muchas correcciones, el tiempo (que ya no hay) se dilate más todavía y todo sea un desastre. En fin, como les decía al principio: el infierno.

Un apunte sobre este tema: la campaña se terminó de escribir a finales del año pasado, el reparto de las ilustraciones se hizo a primeros del año presente. Hoy estamos a mitad de año aproximadamente, y de los 110 dibujos y 22 mapas que tienen que estar listos para este verano contamos con 8 terminados y 1 mapa. Lo raro es que cada año (y ya van cuatro) siempre nos pasa lo mismo: las prisas de última hora. Y al final siempre llegamos, corriendo, pero llegamos.


Nuestro editor esperando que le lleguen las ilustraciones para la Caja Negra

En fin, a pesar de todo, les aseguro que el resultado final siempre es óptimo (como bien pueden atestiguar nuestros seguidores), y que la espera merece la pena. Excéntricos, quisquillosos, testarudos… pero en el fondo genios sin los cuales la Marca del Este no sería lo que hoy es, y a los que estamos y estaremos eternamente agradecidos.

6 comentarios:

  1. Yo tengo un amigo ilustrador que siempre me bromea diciendo que, si le mandan un trabajo para dentro de dos o tres días, lo hace el último día. Y si le mandan un trabajo para dentro de un año, pues bueno, también lo hace el último día.

    Pero el resultado final queda muy bien, así que a ver quién le dice nada...

    ResponderEliminar
  2. Cuanto ha adelgazado Mae jajajaja está en los huesos XDDDDD

    ResponderEliminar
  3. El pobre no gana para disgustos.

    ResponderEliminar
  4. Esta serie de entradas son muy interesantes.

    Una pregunta. ¿Os planteáis reutilizar las imágenes ya usadas en otros manuales o aventuras?
    Otra pregunta. ¿A los dibujantes le pagáis por el dibujo o por una licencia para usar el dibujo?

    ResponderEliminar
  5. No, nos gustaría tener que reutilizar cosas.

    Generalmente les pagamos por el dibujo.

    ResponderEliminar