16 de marzo de 2014

Dragonlance Classics Volume I


Ya era hora de que trajéramos a la Marca alguna reseña de material relacionado con la Dragonlance. Si bien no es de nuestras ambientaciones favoritas, sí debo reconocer que hemos jugado algunas buenas aventuras, en especial los clásicos recopilados, en sus tres entregas, de las cuales hoy mostramos la primera.
Como saben, se trata de los módulos que reproducen las aventuras clásicas de los Héroes de la Lanza, aparecidas en la primera trilogía de la saga de la Dragonlance, que muchos de ustedes seguro que han leído, como un servidor. Originalmente, TSR publicó estos módulos por separado, agrupándolos más tarde en estos volúmenes, a razón de cuatro módulos en cada entrega.

Bien, este primer volumen recoge las aventuras Dragons of Despair, Dragons of Hope, Dragons of Flame y Dragons of Desolation. En mi opinión, es el mejor volumen y las mejores aventuras, pues el primer libro de la trilogía es mi favorito. Ya saben, aquí viajaremos a Solace, visitaremos Pax Tharkas, Xak Tsaroth y Thorbardin. Una maravilla... y además empleando los personajes icónicos de la saga, ¿quién da más? Bueno, hay gente que odia estas aventuras, por aquello de que ya uno sabe lo que va a ocurrir y cómo, y que vamos casi teledirigidos, con pocas opciones. Es cierto, pero un buen Dungeon Master puede hacer maravillas con este material, y si bien no alterar los hechos en demasía, sí plantear tramas novedosas y añadidos que mejoren la experiencia de juego. Además, si las aventuras son buenas, aunque exista un poco de railroading (que dicen los gurús de la cosa), uno seguro que acaba por divertirse, que es lo único que importa.

No les incordio más y les dejo algunas fotos de este primer volumen. Arriba tienen la portada, compuesta a su vez por las portadas de los módulos correspondientes, y bajo estas líneas la contraportada.


Abrimos el libro por su tabla de contenidos e introducción.


Vemos algunos ejemplos del interior.


Con mapas, anotaciones, añadidos, todo con el regusto típico y agradable, clásico, de la Dragonlance.


En el interior encontraremos ilustraciones de Butler, Parkinson, Easley y Elmore. Mis preferidos, vamos.





Los personajes descritos, con sus características.


Y los mapas para el DM.





Traeremos más reseñas de los siguientes volúmenes y algún otro material interesante de Dragonlance, que merece la pena resucitar un poco el interés por esta ambientación genial.

8 comentarios:

  1. Y Taladas? ese pedacito de tierra olvidado al otro lado del mundo?

    ResponderEliminar
  2. Todo se andará Dannn que estos días me esta entrando nostalgia de DragonLance y sino se anima Pedro me animo yo :-)

    ResponderEliminar
  3. Yo entré a rol con el segunda pero le dimos mucha caña a la Dragonlance para mi de lo mejor que hay aunque tengo que reconocer que le veo mucho Rails parace que no puedes cambiar mucho, eso o te lo montas en plan Dragonlance alternativo a lo Midnight, eso sí mi afición a la lectura comenzó con el hobbit de pequeño y las Crónicas de la Lanza, además estamos en su 30 aniversario :)

    ResponderEliminar
  4. Aunque he jugado menos de lo que me hubiera gustado (que no ha sido poco, pero me hubiera gustado mas), poseo casi todo el material de dragonlance que se edito en castellano, a falta del segundo volumen de los clásicos y otro mas. De los clásicos, que nunca me he atrevido a dirigir, me sorprendió mucho que pusieran las canciones, poemas y las partituras instrumentales.

    ResponderEliminar
  5. Yo me compré el tomo recopilatorio que celebraba los veinticinco años de TSR, aunque si soy sincero no he pasado de mirarlo por encima. La verdad es que siempre me dan ganas de dirigirlo, parece que está bastante bien pensada, aunque al final por una u otra razón no me pongo a ello.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con ProSyth. Muchas de las partidas de Ad&d que jugábamos empezaron en DragonLance... y por aquello de el encorsetamiento del mundo de juego, fueron deribando a un mundo de campaña propio y a medida. De este clásicos jugabamos partidas adaptadas, para sorprender a quien hubiera leido los libros, aunque había alguna variación, e incluso incluía un mapa hexagonal para sandboxear un ratillo! Sentó las bases para nuestras partidas, definitivamente.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Esta es una de las aventuras de las que más he disfrutado como jugador y tengo pensado dirigirla para la edición 3.x en un futuro.

    ResponderEliminar