1 de junio de 2015

El dragón



Para nosotros, no hay monstruo más emblemático que el dragón. Por supuesto, para nuestro juego de mesa en desarrollo, necesitábamos una ilustración que hiciera justicia a esta criatura legendaria y extraordinaria. Nadie mejor que Manzanedo para lograr el efecto deseado, pues no en balde, deberemos transformar la misma en miniatura, para incluirla en el juego. En fin, lo mejor es que juzguen ustedes mismos nuestro dragón. Esperamos les guste tanto como a nosotros.

¡Seguimos trabajando!

8 comentarios:

  1. Siento escribir esto pero... ¡vaya decepción!.

    Ya sé que los dragones son seres fantásticos y por tanto no puedo decir que un dragón "es así, y no es de esta otra forma", pero en general en los libros de fantasía los dragones tienen cuatro patas y dos alas, y tal y como está la ilustración, me parece que le habéis quitado las dos patas delanteras.
    Los seres de la familia de los dragones con sólo dos patas son seres inferiores en casi todos los libros y juegos.

    ¿Habéis hecho como en la película de El hobbit, donde decidieron quitarle las dos patas delanteras a Smaug porque pensaron que el movimiento con sólo dos patas y las alas era más atractivo a pesar de que Tolkien lo dibujaba con cuatro patas, e incluso en la película sale el mapa de Tolkien con el dragón con cuatro patas? Pues la verdad es que parecía tullido el dragón.

    Ojalá os lo repenséis y le pongáis las cuatro patas y las dos alas, como un gran dragón clásico. No tenéis que ir muy lejos, tenéis un gran dragón en la portada de la caja roja.

    Pensadlo, por favor.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A mí me parece una maravilla.No veo el momento de que salga el juego

    ResponderEliminar
  3. la ilustracion no es fea, pero no me convence

    ResponderEliminar
  4. Madremía, como se ponen algunos con las patas de los dragones. Los dragones no existieron y hay cientos de interpretaciones sobre ellos. El dragón está chulo, aunque no me termina de gustar la ilustración.

    ResponderEliminar
  5. Quizá mi opinión no tenga valor, pero a mí me parece una ilustración que de golpe me ha transportado a los mundos de la alta fantasía en los que estas criaturas representan la oposición más formidable que uno puede afrontar. He vuelto a Mystara, he vuelto a D&D, he deseado empuñar mi espada mágica y conseguir las ansiadas escamas con las que fabricar las veneradas armaduras de dragón.

    A mí me parece genial por parte de Manzanedo, por conseguir ese equilibrio entre potencia y agilidad, y genial por parte de los responsables de La Marca del Este por orientar sus esfuerzos en esta dirección.

    ResponderEliminar
  6. A mí me mola. Como me mola también el de la caja roja.

    En cuanto al "estilo" de un dragón... mi máxima es la de que los dragones son bestias ignotas y terribles, en absoluto estudiadas por la zoología. Sus orígenes son oscuros y remotos, en la Marca de hecho los dragones no son precisamente abundantes. Me gusta que no haya dos dragones iguales: que unos tengan varias cabezas, otros alas de insecto, otros plumas, otros varios pares de alas, algunos sean acuáticos, otros parezcan tortugas, algunos pequeños y otros inconmensurables, inteligentes y estúpidos, benignos y malvados. Y sobre todo, me gusta que todos los dragones sean únicos, y tengan su nombre y apellidos.

    Los dragones, sobre todas las cosas, deberían ser tal y como los podemos imaginar. No nos pongamos límites!

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que comencé diciendo "Ya sé que los dragones son seres fantásticos y por tanto no puedo decir que un dragón "es así, y no es de esta otra forma""...

    Yo hablé de lo que más se repite en los libros y juegos fantásticos, que a fin de cuentas acaba haciéndose genérico cuando se repite tanto, como ocurre con el resto de criaturas fantásticas: minotauros, medianos, enanos...

    Sobre que los dragones deberían ser tal y como los podemos imaginar, sin límites... ¿y si yo imagino un dragón como un ser de 1,80 metros, con una cabeza superior con tres ojos, un cuerno saliendo del cuello por delante de la cara, cubierto de pelo de pies a cabeza, porque sí, tiene pies con cinco dedos y uñas, sin alas ni cola y con una boca en su ingle... ¿de verdad aceptarías que eso se llamase dragón? A mi me daría náuseas... Puedes llamarme cerrado de mente.

    Creo que todo tiene su límite, y el ejemplo que he puesto es claramente exagerado, pero es para intentar demostrar que todo no vale.
    Esta claro que que tenga dos o cuatro patas no es tan radical como el ejemplo que he puesto.

    Pero bueno soy muy feliz con la nueva ilustración de dragón que habéis colgado en esta web, y me parece que es, simplemente, MARAVILLOSA.
    Me fascina ese nuevo dragón, y habéis hecho a un hombre feliz..

    Gracias, muchas gracias.

    ResponderEliminar