1 de diciembre de 2015

Entrevista a David Gómez Relloso

Hoy traemos a portada de la Marca una interesante entrevista con David Gómez Relloso, un donostiarra apasionado de los wargames y creador del estupendo juego ambientado en la Guerra Civil Española Crusade and Revolution, publicado en los EE.UU por Compass Games.



¿Cómo fueron tus inicios en la afición, en los wargames más concretamente? 

Yo a los wargames llegué más tarde que a otras aficiones lúdicas. Había empezado jugando a rol, Warhammer y algunos juegos de mesa (por aquel entonces no había demasiados), y estaba metido en una asociación. Un grupo de jugadores algo mayores que yo jugaban a wargames, pero no hicieron proselitismo entre los más jóvenes. No obstante, aquellos juegos me parecieron interesantes, así que fui investigando por mi cuenta, hasta que empecé a jugar en serio con 25 años más o menos.


¿Puedes explicarnos cómo surgió la idea para crear tu juego, el magnífico Cruzada y Revolución, y cómo conseguiste que Compass Games lo publicara?¿Cómo valoras trabajar para esta editora, cómo ha sido tu experiencia?¿Ofreciste el juego a otras empresas? 

Gracias por el cumplido. La cosa empezó porque siempre me ha interesado la historia militar en general, y la última Guerra Civil española en particular. Andaba buscando un buen juego estratégico sobre el tema y no encontraba nada decente (aún no se habían publicado España 1936 de Antonio Catalán ni The Spanish Civil War de Javier Romero). Así que se me ocurrió diseñar yo mismo un wargame. Por aquel entonces estaba –y sigo- enamorado de Paths of Glory, me pareció que su sistema de juego se podía aplicar perfectamente a nuestra guerra civil, y sobre él me puse a trabajar. Inicialmente no pretendía publicar el juego, era un proyecto personal para jugar yo, mis amigos, y quien pudiera estar interesado (elaborando una copia casera). Pero a medida que pasaba el tiempo y el juego estaba cada vez más acabado, me pareció que merecía la pena intentar publicarlo. Escribí a la mayoría de editoriales estadounidenses e inicialmente MMP se mostró interesada. Ello suponía tener a Niko Eskubi como artista gráfico, lo cual ha sido un inmenso privilegio. Sin embargo, Cruzada y Revolución estuvo más de dos años en preorder sin alcanzar el mínimo de pedidos necesario, así que finalmente los responsables de MMP me dijeron que, a su pesar, debían renunciar a publicarlo. Afortunadamente Compass Games llegó al rescate y en menos de 24 horas respondió afirmativamente a mi oferta. Debo decir que poco después Francisco Ronco, de Bellica 3G, también se ofreció a publicar el juego, y con gran pena por mi parte tuve que rechazar la oferta por estar ya comprometido con Compass Games. Lo cierto es que no pensé en que Bellica 3G pudiera estar interesada, o las cosas podían haber sido diferentes. Lo que nunca hubiera imaginado es que, desde que empecé a diseñar Cruzada y Revolución hasta su publicación en 2013, iban a transcurrir ¡casi diez años! Eso sí, ello me ha permito someter al juego a un intenso proceso de pruebas y pulido.


Aparte de este juego, ¿has creado o andas creando algún otro wargame?¿Puedes adelantarnos sobre qué otros proyectos andas trabajando?

Poco antes de la publicación de Cruzada y Revolución mi vida dio un giro radical, cambiando de residencia, de trabajo y formando una familia. La suma de todo ello ha reducido drásticamente el tiempo que puedo dedicar a los wargames. Ahora mismo veo extremadamente difícil poder diseñar un juego, por la gran inversión en tiempo y esfuerzo que supone. Apenas puedo jugar, así que mucho menos diseñar… Ideas no me faltan, pero de ahí a desarrollarlas va un trecho. Si tuviera algún proyecto en marcha, no lo anunciaría hasta tenerlo prácticamente acabado, porque las posibilidades de que quede inacabado son ahora demasiado elevadas.

Es evidente que una de tus inspiraciones para crear Cruzada y Revolución es el sistema de juego de Paths of Glory. ¿Qué otras referencias has empleado?¿Qué diferencias de diseño podemos encontrar en Cruzada y Revolución con otros juegos que emplean la mecánica de cartas?

Paths of Glory es más que una inspiración, puesto que Cruzada y Revolución utiliza su sistema de juego punto por punto. Eso es algo que nunca he ocultado, todo lo contrario. Que haya varios juegos basados en las reglas inauguradas por Paths of Glory supone que una vez conocido uno, se hace muy sencillo aprender las reglas de los demás. Me refiero a títulos como Barbarossa to Berlin, Shifting Sands, Pursuit of Glory… Empezar con una sólida base, es decir, con un sistema de juego preexistente ya probado me ayudó mucho, pero aún así el trabajo de diseño fue enorme, porque hubo que idear y concretar muchas cosas: el mapa de juego, las 110 cartas estratégicas, las unidades de combate, las reglas particulares… Y cuando tienes todo eso hecho, hay que empezar a probarlo una y otra vez para ver si funciona. Evidentemente no es así a la primera, y tienes que ajustar el juego una y otra vez. Quiero reivindicar el papel imprescindible de tantos y tantos probadores de juego sin los cuales la labor de diseño sería sencillamente imposible. Respecto a las diferencias de diseño, como he dicho Cruzada y Revolución comparte sistema con los demás juegos de la familia de Paths of Glory, pero creo que tiene una personalidad propia. Por un lado, he modificado algunas reglas generales para corregir aspectos que no me convencían (por ejemplo, dificultar la llamada “danza de la muerte”). Y por otro, he incluido numerosas reglas específicas para simular las particularidades de la Guerra Civil de 1936-1939.

Imagino que tendrás una gran colección de wargames, ¿cuáles son tus favoritos, aquellos que atesoras con más cariño?

Podría mencionar bastantes, pero me limitaré a tres para no extenderme demasiado. No son necesariamente los mejores de mi colección, pero por una u otra razón les tengo un aprecio especial. Paths of Glory: El wargame que popularizó el sistema de motor de cartas, que tanto me gusta. Con sus pequeños defectos, sigue siendo un clásico que me ha proporcionado muchísimas horas de placer lúdico, además de ser la inspiración directa para Cruzada y Revolución. Guerra del Anillo: Habrá quien no lo considere un wargame, pero yo discrepo. Es una auténtica maravilla, sus mecánicas son brillantes, y los autores han sabido trasladar al juego todo el sabor del universo de El Señor de los Anillos. Fire in the Sky: Su diseño gráfico es probablemente mi favorito, empezando por su impactante portada. Obra de Niko Eskubi, naturalmente. Y además es un juego soberbio, que permite jugar la campaña completa del Pacífico en un día.


¿Cuál es ése wargame especial que te hubiera gustado diseñar a ti?


En el mundo de los juegos de mesa en general lo que más admiro son los diseños que resultan brillantes por su sencillez y versatilidad. Es decir, los que son capaces de hacer mucho con poco. En ese sentido, el sistema de motor de cartas inaugurado por We the People de Mark Herman me parece digno de admiración, sobre todo por tantos y tantos títulos que han surgido a partir de esa idea. La serie Comandante de Campo de Francisco Ronco (Bellica 3G) también me parece excelente.

¿Cuál es ése wargame que odias o que hubieras hecho de manera harto diferente?

Tanto como odiar… Pero sí, supongo que a todos nos ha decepcionado algún título. No mencionaré ninguno por respeto al trabajo que, para bien o para mal, hay detrás de todo juego.

¿Cuál es tu diseñador de wargames predilecto?

Revisando mi colección veo que no se repiten demasiados autores, y me cuesta mencionar sólo uno. Citaré a John Poniske porque me gusta mucho la vuelta de tuerca que ha dado al sistema de motor de cartas con su wargame sobre la guerra de Vietnam Hearts and Minds.

¿Qué elementos debe poseer el wargames perfecto, en tu opinión?

En el mundo de los wargames hablar de “perfección” es un tanto subjetivo, porque los gustos de los aficionados son muy diversos. Mis juegos predilectos deben tener la mayor cantidad posible de las siguientes características: dificultad media o media-baja, libro de reglas sólido y claro, duración razonable (que pueda concluirse en un día, o en dos o tres a lo sumo), aspecto gráfico agradable y práctico, buen equilibrio entre bandos y simulación histórica aceptable. Si además es capaz de apasionar a los jugadores y mantenerlos en vilo cada turno, mejor que mejor.

¿Qué te parece el estado de los wargames en España?

Si nos referimos al estado de la afición, no hay que perder de vista que los wargames han sido, son y serán una afición minoritaria. No me preocupa que seamos cuatro gatos, porque eso es lo lógico. Sí me preocuparía que no hubiera un relevo generacional, y que los gatos fuéramos cada vez más viejos… En el plano editorial, creo que, dado lo limitado del negocio, no podemos quejarnos. Bellica 3G, tras un parón forzoso, vuelve a publicar, y las ediciones de wargames en español de Devir son una maravilla. A ello hay que sumarle algunas iniciativas particulares: War Storm Series, Ludic Juegos de Ingenio, Zentury Games, Draco Ideas… (seguro que me dejo algunas sin mencionar). Pero no cabe duda de que los aficionados seguiremos obteniendo la inmensa mayoría de títulos de las editoriales extranjeras, no hay otra.

¿Te has planteado alguna vez crear tu propia editora de wargames en España ¿Crees que funcionaría una editora patria especializada en wargames?

Uy, no, desde el principio tenía muy claro que la autoedición quedaba descartada, ya que requiere una notable inversión monetaria, un trabajo ingente, y sobre todo una labor de distribución que no está al alcance de cualquiera. Antes ya he mencionado algunas editoriales españolas que publican wargames. A excepción de Devir (que publica juegos de mesa en general), son editoriales pequeñas, y dudo que sus responsables puedan vivir exclusivamente de ello (¡ojalá!). No hay que engañarse: el mercado en España es muy limitado, por lo que debemos agradecer que se publiquen algunos wargames en español, pero es preciso reconocer que –por desgracia- no hay demanda como para que surjan editoriales especializadas en wargames y que los editores vivan de ello.

A muchos compañeros aficionados les sorprende el precio tan elevado de no pocos juegos, ¿a qué se debe?

No soy un experto, pero en mi opinión la clave está en las tiradas limitadas. De cada wargame (salvo raras excepciones) se publican muchísimos menos ejemplares que de un eurogame medianamente popular. ¡Y los eurogames ya son minoritarios! Así pues, para cubrir costes y sacar un beneficio moderado, los editores deben subir los precios. De todas formas, el tema del precio es relativo. Un wargame que no se usa siempre será caro. Pero si se juega varias veces, las horas de diversión que proporciona hacen que su precio sea muy asequible si se compara con otras formas de ocio.

Sabemos que eres un irredento aficionado a la historia militar, y que habrás leído una ingente cantidad de libros para documentarte sobre la materia, y en especial la Guerra Civil Española ¿Qué conflicto o conflictos militares han capturado tu interés de manera más notoria?

Evidentemente la Guerra Civil española (1936-1939) es un tema que me interesa mucho. Como a la mayoría de aficionados, también las dos guerras mundiales. A partir de ahí… Hay tantas épocas, guerras y batallas, que resulta difícil saber, siquiera un poco, de todo. He leído algo de casi todas las épocas, pero aún me queda mucho por descubrir de conflictos desconocidos, cercanos o lejanos.

¿Nos podrías recomendar un puñado de títulos de referencia sobre historia militar que consideres imprescindibles, especialmente sobre la Guerra Civil Española?

Hay tantas obras publicadas sobre la Guerra Civil, que resulta difícil escoger unos pocos. Es el acontecimiento de la Historia de España que más producción literaria ha generado, y todavía hoy siguen escribiéndose libros, siendo un tema bastante polémico. Voy a mencionar unos pocos títulos generales, sin pretender sentar cátedra en absoluto. Son obras que considero solventes y honestas: 

- CARDONA, Gabriel: Historia militar de una guerra civil. Estrategia y tácticas de la Guerra de España. Flor del Viento Ediciones. Barcelona, 2006. 

- REVERTE, Jorge M.: El arte de matar. Cómo se hizo la Guerra Civil Española. Editorial RBA. Barcelona, 2009. 

- SALAS LARRAZÁBAL, Ramón y Jesús María: Historia general de la Guerra de España. Ediciones Rialp. Madrid, 1986.

 - THOMAS, Hugh: La Guerra Civil Española. Editorial Ruedo Ibérico. 1967. 

- VARIOS AUTORES (Coord. Manuel Tuñón de Lara): La Guerra Civil. Historia 16. Madrid, 1986. 

Ya puestos, y a sabiendas de tu profundo conocimiento de la materia, ¿qué batalla en concreto te ha interesado más que ninguna otra tanto en la Guerra Civil Española como en cualquier otra guerra de tu interés como estudioso de la materia? 

La guerra civil fue una “guerra de pobres”, en la que se luchó con lo que se tenía a mano hasta que la ayuda extranjera empezó a fluir, y aún así nunca hubo gran abundancia de medios materiales. Tampoco los mandos fueron muy innovadores, por lo que las batallas no tuvieron la “brillantez” (es un decir) táctica u operacional de otros conflictos. Quizás me llama la atención que la ofensiva nacional de Aragón hasta el mar (marzo de 1938), que fue sin duda la más exitosa y espectacular de la guerra, ha quedado eclipsada por otras batallas más conocidas (Guadalajara, Teruel, el Ebro…), pero más “feas”. En general, mencionar sólo una batalla o guerra me resulta imposible. Por supuesto las dos guerras mundiales me han interesado desde siempre, pero eso es común a la mayoría de aficionados a los wargames por razones obvias. 
Temas sobre los que he leído en los últimos meses han sido la Segunda Guerra Púnica (218-201 a.C.), la Guerra de Vietnam (1965-1975) y la defensa de Cartagena de Indias por Blas de Lezo en 1741.

Y siguiendo en esta línea, ¿podrías señalarnos aquel militar o militares cuya habilidad táctica o estratégica admiras y las razones por las que lo haces?¿Cuál crees que fue el mejor militar a nivel táctico en la Guerra Civil Española de cada bando? ¿Cuál crees que fue el mejor militar a nivel estratégico en la Guerra Civil Española de cada bando?

Siendo como soy prorromano, Escipión el Africano me parece un general digno de admiración, por su trayectoria y por la hazaña de derrotar a Aníbal, otro gran líder militar. Las hazañas de conquistadores como Hernán Cortés y Francisco Pizarro suelen olvidarse (o despreciarse en aras de la corrección política), pero hay que ser conscientes de lo que supuso conquistar imperios habitados por millones de personas con sólo un puñado de hombres. Fueron gestas inimaginables, en terreno desconocido, teniendo que mantener la disciplina, enfrentarse a sus propios superiores, establecer alianzas con otros pueblos indígenas, sobreponerse a derrotas, actuar con gran astucia, y aprovechar cualquier ventaja (que no eran tantas como a veces se piensa). 
La propaganda ha hecho que muchos líderes militares de la guerra civil estén sobrevalorados. Creo que la mayoría de buenos oficiales intermedios apenas son conocidos. A nivel estratégico, el coronel Vigón diseñó las mejores ofensivas nacionales, como la ya mencionada de Aragón en 1938. El general Rojo se considera el mejor estratega del bando republicano, y así lo consideraba yo hasta hace poco. Sin embargo, ahora tengo opiniones encontradas. Diseñó planes audaces que nunca funcionaban, y aunque él responsabilizó del fracaso a la mala ejecución, probablemente él también tuvo responsabilidad por planear operaciones más allá de la capacidad de sus tropas. 

¿Cuál son esas películas bélicas que nunca te cansas de ver? 

¡Tantas! Por ejemplo: 
- Capitán Conan (Bertrand Tavernier) 
- Waterloo (Sergei Bondarchuk) 
- Un Puente Lejano (Richard Attenborough) 
- El puente sobre el río Kwai (David Lean) 
- Lawrence de Arabia (David Lean) 
- Gettysburg (Ronald F. Maxwell)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada