4 de enero de 2016

Dwellers of the Forbidden City

Y seguimos con aventuras clásicas, de esas que todo el mundo debería jugar, al menos todos los buenos aficionados a Dungeons & Dragons y similares, véase retro clones tipo la Marca, derivados a lo Pathfinder y demás. Dwellers of the Forbidden City es un módulo que siempre aparece citado en los listados recogiendo las mejores aventuras jamás escritas para el juego. Y bien merecidamente, porque es una aventura fabulosa, con una disposición muy sandbox, como los otros dos módulos que les hemos reseñado recientemente, con una particularidad: ésta es mejor que las anteriores de calle, al menos a nosotros siempre nos entusiasmó. En realidad se trata de otro mini setting de campaña, también emplazado en Greyhawk, cómo no, en Hepmonaland, cerca del pantano de Pelisso, toda una ciudad subterránea que podremos explorar, ahíta de monstruos terribles y tesoros sin parangón. Además, partes de esta aventura fueron empleadas como módulo de torneo en 1980, y dentro del mismo podemos encontrar directrices para dirigir la misma en modo competición. 
El módulo fue escrito por David Cook, y aparte de la aventura en sí, nos ofrece la posibilidad de expandir el entorno de campaña, desarrollando muchas localizaciones no descritas en el texto, algo parecido a lo que ocurría en otra muy querida aventura, The Lost City, diseñada por Tom Moldvay.

En fin, no podemos dejar de recomendarla encarecidamente una vez más. Si pueden hacerse con ella y jugar, no lo duden. Nos los agradecerán, porque es una auténtica maravilla. Además, cuenta con Erol Otus para ilustrar su portada en uno de sus trabajos más recordados, entre otros autores que podemos encontrar en su interior.





En las solapas desplegables e independientes tenemos el mapa de la ciudad.




Aquí tienen la portada del libreto interior, grapado y a dos columnas.




La aventura estaba diseñada para personajes de nivel 4-7.




Les dejamos algunos ejemplos del interior, donde se nos describen muchas de las localizaciones que podremos descubrir según exploramos este mini setting de campaña. Sin duda, una de las mejores aventuras tipo sandbox jamás publicada.







El módulo incluye un anexo con nuevos monstruos, introduciendo el célebre y letal aboleth. Una aventura con estas insidiosas criaturas gana muchos enteros. Es uno de nuestros bichos preferidos, tan lovecraftiano a su manera, ¿verdad?



2 comentarios:

  1. Recuerdo que en el manual de D&D 4.0 (!) recomendaban esta aventura, la llamaban 'la primera megaaventura', refiriéndose a que no es tanto una aventura en sí como un cúmulo de muchas en un sitio con muchísimas posibilidades. Desde que leí eso (y no hará años) me llamó mucho la atención pero se me fue olvidando...

    ¡Gracias por recordarmelo!

    ResponderEliminar
  2. Una de mis aventuras preferidas, que el año pasado conseguí en formato físico. Muy buena, y aun mejor si la combinas con Isle of Dread y sitúas a la ciudad en el centro de la isla :D

    ResponderEliminar