1 de enero de 2016

Vale of the Mage

Para comenzar bien el año, proseguimos mostrando aventuras interesantes de uno de nuestros juegos favoritos, el ya mítico AD&D. Hoy les traemos una nueva aventura típicamente sandbox, como no podía ser de otro modo, pues ya está próxima la publicación de nuestro más reciente módulo para la línea de Clásicos de la Marca, La Ciudad Pérdida de Garan, obra de Carlos de la Cruz, todo un desafío de exploración en un entorno sandbox con no pocas similitudes con Vale of the Mage, salvando las diferencias.

El otro día mostrábamos Eye of the Serpent, como buen ejemplo de este estilo de juego, y hoy vamos un poco más allá con Vale of the Mage. Sí, porque esta última aventura es en propiedad tanto un escenario de campaña, detallando una interesante porción del setting de Greyhawk, como también una aventura sandbox igualmente sugerente. Y es la mezcla de ambos conceptos lo que define en sí a este trabajo, firmado en su día por Jean Rabe. Vale of the Mage nos permite adentrarnos en un salvaje y selvático entorno de campaña, más allá de las legendarias Barrier Peaks (montañas que han protagonizado ya otras aventuras de calado, como Expedition to the Barrier Peaks), habitado por gnomos, elfos salvajes, tribus indígenas que viven en ciudades arbóreas (tree people), criaturas de todo pelaje y siniestros nigromantes. Una vez en el valle, podremos visitar muchas localizaciones, confrontando toda clase de encuentros, explorando e incluso estableciendo lazos y alianzas con las diversas facciones que habitan el país. Muchas de las zonas presentes en el mapa clásico dispuesto con hexágonos, nos presentan diversos desafíos, mientras andamos a la búsqueda del misterioso personaje objetivo de nuestras cuitas. Además, como resultará evidente, el módulo nos da pie a trabajar y detallar aún más si cabe este sandbox, creando nuevas aventuras, lugares y personajes que darán más color si cabe al entorno. Por todo ello y mucho más, esta aventura siempre la hemos atesorado con cariño en nuestra colección, desde que la jugáramos por primera vez ya hace muchos años. Por cierto, tampoco es una de esas aventuras que gozan de mucho predicamento, se podría decir que más bien ha pasado desapercibida. Pero creo que merece la pena recordarla, y sacar algunas fotos para que puedan ustedes saber de qué está hecha, como quien dice. Y allá vamos:

Portada y contraportada del módulo. La ilustración de portada es de Roger Loveless y el arte interior de Valerie Valusek.






Dentro del módulo encontramos un mapa tamaño póster a todo color, y con hexágonos, cada uno de ellos equivaliendo a unas 5 millas.




El mapa recoge con detalle en valle que tendremos que explorar.




Además también nos ofrece un plano de localización del mismo dentro del setting de campaña de Greyhawk, el escenario más clásico de todo D&D.




Vista en detalle del mapa del valle.




Además también tenemos un mapa en las solapas independientes para los jugadores, sin localizaciones.




En el interior de las solapas encontramos el mapa de una importante localización de la aventura.




Aquí tenemos el libreto propiamente dicho, que contiene la información del mini setting de campaña y la aventura, aparte de alguna cosa más, como una lista de conjuros especiales y nuevas criaturas.




Introducción y descripción del entorno de juego.




Maqueta clásica de esta época, en blanco y negro y a tres columnas.




Los elfos juegan un papel muy importante en el valle, al igual que los gnomos...




Y las gentes de los árboles.





Hay un buen montón de encuentros asociados a localizaciones en el valle que se nos detallan en el módulo, así como ideas para desarrollar el entorno.




Como ya hemos comentado, también hay varias nuevas criaturas, propias de esta aventura. Un buen añadido siempre.




Las ilustraciones interiores acompañan magníficamente el texto, y son de notable calidad.




Les dejamos algunos ejemplos más del interior de este Vale of the Mage.





1 comentario:

  1. Genial manera de comenzar el año, Old School or bust! Estos posts se han echado mucho de menos que bien ver dos seguidos. Feliz año!

    ResponderEliminar