8 de noviembre de 2010

Xtraidos

Corría el año 2004 cuando llegó a mis manos un juego de rol nuevo e inesperado que conocí a través de su propio autor en la web de Inforol. Se llamaba Xtraidos, venía con el sello de Ayatolah Games y Sentinel Studio, un precio realmente ajustado y 210 páginas en blanco y negro de sencilla maqueta, pero con un espléndido contenido e ilustraciones. Aquella fue la primera edición, existiendo una segunda publicada si mal no recuerdo en 2008.

En la portada de Xtraidos podemos leer "Juego de rol de Ciencia-Ficción Superheróica". Pero no es el infinitésimo juego de rol de superhéroes al uso, de haberlo sido así no me lo habría comprado ni estaría ahora mismo preparando una campaña, porque es un género que no me atrae demasiado. No, en realidad definirlo sería más complicado, es una especie de cyberpunk épico. Cuando leí el relato introductorio de la página 5 no pude dejar de pensar en la película El Quinto Elemento, y al mismo tiempo en otras como Desafío Total o Blade Runner, o en comics como Judge Dredd o V de Vendetta.

Xtraidos nos plantea una historia alternativa para nuestro universo, centrándose en la línea temporal del siglo XX hasta el año 2015 donde empieza. En la Tierra nacen de cuando en cuando personas con poderes extraños conocidos como EVOs, estos poderes son debidos al legado heredado de los primeros humanos. Son temidos y rechazados por un importante porcentaje de la población mundial gracias a la propaganda difundida desde la Casa Blanca por un tirano llamado Joe Vooshnar. A los EVOs se les da caza, se les trata como poco más que a animales, se les interna en campos de concentración y solo a veces se les ofrece la "libertad" a cambio de trabajar para sus captores. Existen otros lugares afines a esta política como la tiranía de Ludwig Dämon en Alemania, que además gusta de abrir portales dimensionales para traerse "mascotas" con las que amedrentar a sus ciudadanos. Y lugares que se oponen por diversas razones, desde las económicas y políticas como la Liga del Dragón que es el equivalente estadounidense del continente asiático, hasta las éticas como las Doce Torres, que al más puro estilo de la ONU, intentan regular la convivencia entre EVOs y gente normal.

No siempre lo consiguen, porque EVOs los hay de todos los colores, no son necesariamente los buenos, ni tampoco los malos. Al fin y al cabo, son como tú o como yo, con su personalidad, su lista negra y sus propios sueños. Para rizar el rizo, además de lidiar con los EVOs, hay dos razas alienígenas que viven entre nosotros: Los Olímpicos y los Anhurianos. Estas razas están muy relacionadas con el Legado citado anteriormente, y aunque están en la Tierra de forma amistosa, también están librando una batalla contra otra especie alienígena llamada Xupnoi, sin saber muy bien como encajan los humanos en ella.

También hay personas normales y corrientes, viviendo en colosales bloques rodeados de aeropistas a varios niveles, chupándose atascos monumentales para trabajar diez horas al día por un sueldo penoso. Enganchados a la televisión por cable gratuita, reality shows violentos y comida basura que les hacen olvidar el miedo a que el vecino de enfrente sea un EVO o a unos alienígenas que nunca han visto. Pero al menos, también existe gente con ideas propias que no acepta el sistema, locos que abandonan la carne en favor del frío metal, replicantes humanos y enormes robots de 4 m2 plenamente conscientes de su existencia.

El reglamento empleado para dar vida a cualquiera de ellos en este universo es muy sencillo. Se llama Sistema DX y emplea un clásico compendio de atributos, habilidades, ventajas y desventajas para funcionar. En general se tira 2d10 más modificador por habilidad y se debe superar una dificultad base de 11. Es un sistema que propicia las heroicidades pero sin pasarse. En el básico está todo lo necesario para hacerse humanos, cyborgs, androides, aliens o EVOs, incluyendo equipo o poderes asociados.

Respecto de esta última parte, es inevitable pararse delante de un juego de superhéroes y no pensar en como de potentes son: En Xtraidos no llevaremos destructores de mundos, supermentes ni nada por el estilo. Los poderes darán una capacidad extra a una persona que de otro modo no sería diferente de los demás. Estos poderes son muy variopintos y van desde cosas típicas como lanzar rayos o mover objetos a la licantropía, pasando por mutaciones y potenciación de atributos y aptitudes varias. También es inveitable pensar en el aspecto: Aquí hay de todo, desde macarras de cuero y gafas de sol, hasta enmascarados con uniformes raros y tipos con largas capas negras... A gusto del consumidor.

Este juego se complementó con varios suplementos y expansiones gratuitas vía su web oficial, que también fueron publicados en PDF. Entre ellos destaca el XTR'zine, un e-zine que amplía trasfondo, nuevos tipos de personajes, aventuras, etc.

9 comentarios:

  1. La verdad que la ambientación del eXtraidos me parece muy buena, sip. Este es un juego que tengo y que me he quedado con las ganas de probar... ;)

    ResponderEliminar
  2. Buena reseña.

    Directo a la lista de futuribles.

    ResponderEliminar
  3. Tremendo juego, yo lo probé cuando solo eran unos cuantos folios sueltos y ya me pareció un fuera de serie. Es realmente un juego muy recomendable y encima hecho en casa :)

    ResponderEliminar
  4. Yo lo compré (y aún lo conservo) con firma del autor y todo. No lo llegué a jugar porque me daba mucha pereza aprenderme y acostumbrar a los jugadores a un nuevo sistema, pero con la ambientación disfruté muchísimo.

    Un amigo lo leyó y me dijo que el sistema le gustó mucho, pero la verdad es que la mecánica del uego siempre me ha parecido lo más aburrido (si bien necesario) de un libro de rol, así que personalmente no puedo opinar sobre la misma.

    ResponderEliminar
  5. Pues está interesante. Parece una mezcla entre Héroes y Desafío Total :D

    ResponderEliminar
  6. La mecánica pura y dura de tirar dados reconozco que a mi tampoco me va. Aunque fue sumamente fácil retocarla. Pero el resto está muy bien, solamente hay que ser un poco peliculero y sale todo redondo.

    ResponderEliminar
  7. Bueeeno que pedazo de reseña :D

    Me sacas los colores Starkmad, a ver si me cuentas que tal te va esa campaña y si necesitas cualquier cosa ya sabes :D

    ResponderEliminar
  8. Pues a ver... Casi siempre suelo comentar las partidas que hago en mi blog, solo falta que las estrellas se alineen y pueda empezar prontito con la cosa.

    ResponderEliminar
  9. Yo lo compré al propio autor en el 2004, durante una convención rolera. Mi grupo de entonces jugó una larga campaña y exprimimos el sistema al máximo. La verdad es que lo llevamos al límite, y nos dejó un sabor agridulce. Pensamos que podría haber dado más de sí, y que era limitado, aunque eso sí, también muy interesante. :)

    ResponderEliminar